jueves, 20 de octubre de 2016

Informe: Trabajo, conocimiento y formación profesional



La naturaleza del saber del trabajo ha merecido poca atención de los educadores,afirma el autor. Antes bien, estos tienden a desarrollar cierto encantamiento con los conocimientos científicos y a dejar a un lado el saber-hacer de las técnicas características de saberes productivos que resultan en obras. De esto se derivaría la persistencia de ciertos pares, como Teoría-práctica, o concepción-ejecución y, lo que es más relevante, la atribución de mayor valor al primer componente. O, lo que es igual, la subordinación del “saber cómo” al “saber qué”, la práctica como mera ejecución sin valor epistemológico propio. El hacer como mero gesto imitativo desprovisto de inteligencia.

Sería un error considerar que estas reflexiones sólo interesan en ámbitos abocados a discutir sutilezas epistemológicas. Por el contrario, asumir primero la existencia de tales pares y, segundo, adoptar acríticamente la subordinación de un término al otro, tiene consecuencias directas sobre la planificación, diseño, ejecución y evaluación de acciones formativas. Y la cadena de efectos parece continuar, de acuerdo a la evidencia disponible y en la rica y vivencialmente expuesta en este trabajo, impactando tanto sobre la calidad de los aprendizajes como sobre la motivación de los participantes. 

Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...