jueves, 29 de diciembre de 2016

Cursos para empresas, el desarrollo del equipo humano

El mayor activo de una empresa es el grupo de profesionales que la forman. En los procesos de selección para contratar trabajadores se valoran sus conocimientos, competencias y capacidades para desempeñar unas tareas concretas. Sin embargo, poseer estas cualidades a veces no es suficiente para seguir el fuerte ritmo y la vorágine del mercado empresarial.

Por eso, la formación continua de los profesionales dentro de sus propias empresas es fundamental para asegurar la competitividad y conseguir los objetivos proyectados.
El mundo empresarial es dinámico, hay cambios constantes que implican nuevas formas de actuar y comportarse. Las compañías que quieren participar en esta carrera tienen que permanecer al día de las últimas tendencias y saber reaccionar con celeridad ante los cambios.

Conseguirlo solo es posible con trabajadores cualificados que den lo mejor de sí mismos. El objetivo de los programas formativos en las empresas es ayudar a los profesionales a adquirir nuevos conocimientos y desarrollar y potenciar sus capacidades.

Para la empresa los cursos de formación son una garantía para asegurar su valía y competitividad; y para el empleado son una forma de crecimiento personal y profesional que le permite mejorar y orientar su trayectoria laboral hacia nuevos retos.


Tipos de cursos  

Los planes de formación de una empresa son una parte estratégica de su funcionamiento. Dependiendo de los objetivos, forma y tamaño de la compañía pueden ser diferentes. Entre las distintas modalidades encontramos, entre otras:

  • Formación in company. Se denomina así a los programas formativos diseñados a medida para una empresa. Se adaptan a las necesidades concretas de la firma teniendo en cuenta su cultura, orientación, sector empresarial en el que se mueve y el tipo de profesionales que forma su plantilla.
    • Una de las mayores ventajas de la formación in company frente a los programas estándar de formación es que se diseñan cursos que atienden a la realidad de la empresa y que desarrollan temarios y actividades necesarias y útiles para los profesionales en el desempeño de sus funciones.
    • Al ser “trajes a medida” el aprovechamiento es mayor y, por tanto, los beneficios también mayores. Este tipo de cursos para empresas se suele desarrollar en grandes compañías, aunque también son recomendables y accesibles para las pymes.
    • os programas in company, los pueden impartir profesionales de la propia empresa que forman a sus compañeros o se pueden solicitar los servicios de consultoras, centros de formación especializados o escuelas de negocios, entre otros.   
  • Formación bonificada. La llamada formación continua bonificada es la formación permanente que ofrece una compañía a sus trabajadores para que estos permanezcan al día de los últimos avances y tendencias relacionados con su profesión. Se denomina bonificada porque las empresas disponen de un sistema de crédito destinado a la formación de sus empleados gracias a la aplicación de bonificaciones a la Seguridad Social. En concreto, es un sistema que permite a las empresas privadas con al menos un empleado tener un crédito de formación para financiar los cursos para sus profesionales. La cuantía del crédito se calcula teniendo en cuenta la plantilla media del año anterior y la cantidad pagada de cuota de formación profesional.
    • Los cursos de formación bonificada se pueden impartir en la compañía o se pueden conceder permisos individuales a los trabajadores para realizar un curso concreto en el que esté interesado y que se considere importante para el desarrollo de sus funciones.
    • Respecto a la organización, por regla general, se suele recurrir a unas entidades organizadoras (empresas de formación o centros docentes) que se encargan de gestionar e impartir los cursos y que se canalizan mediante un sistema telemático de la Fundación Tripartita.
  • Dentro de los cursos de formación para empresas también se pueden realizar programas individualizados de mentoring. Los programas de mentoring tienen como objetivo desarrollar el potencial de las personas a través de la transferencia de conocimientos y experiencias de otro profesional, con más experiencia, que actúa como mentor. Estos programas suelen estar destinados a profesionales con alto potencial que o bien ya desempeñan puestos de responsabilidad o pueden aspirar a ellos. De este modo se estimula, guía y desafía al alumno para explorar sus capacidades y mejorar a nivel personal y profesional.
  • Otra modalidad que busca el desarrollo de los profesionales son los programas de coaching que facilitan las empresas.. En estos programas, el coach no tiene que transmitir su experiencia y valores, su misión es más la de un entrenador que ayuda a un profesional a explorar sus propias capacidades y habilidades y a canalizarlas para lograr una mejora personal y profesional.
  • Para facilitar la formación continua de sus empleados, las empresas también pueden ofrecer la posibilidad de realizar másters, cursos y seminarios especializados.
    • El objetivo es que el empleado adquiera unos conocimientos y competencias en un área o campo determinado que le permitan mejorar su desempeño en la compañía, a la vez que amplía su bagaje personal y profesional.
    • Estos cursos se suelen realizar en centros externos y las empresas dan flexibilidad horaria a sus trabajadores para que puedan realizarlos. En muchos casos la compañía asume el coste total del programa, ya que es una inversión para poder contar con buenos profesionales y también es una oportunidad para fidelizar al empleado. .
La mayoría de los programas formativos que ofrecen las empresas se pueden realizar bajo distintas modalidades: presencial, online, bleanded learning o mlearnig.

Fuente: educaweb
Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...