lunes, 29 de septiembre de 2008

La formación que pide el mercado español difiere de la que ofrecen sus trabajadores

La economía del conocimiento precisa de sistemas educativos y formativos basados en el concepto del aprendizaje a lo largo de la vida, caracterizados por la flexibilidad y la adaptabilidad, según el informe Próxima estación: La Economía del Conocimiento, presentado ayer en el Círculo de Empresarios.

En el caso español, los avances registrados en materia de educación durante los últimos 20 años no han sido suficientes para dar ese salto cualitativo hacia fórmulas que conecten al sistema educativo formal con las esferas laboral, empresarial o científica. A eso hay que añadir que la formación continua de los trabajadores es insuficiente.Una de las principales carencias en nuestro sistema educativo es la escasa presencia de las nuevas tecnologías en la educación. Así, por ejemplo, nuestro país se encuentra en la cola de la clasificación de países por ordenadores disponibles en los centros educativos por alumno. Una segunda deficiencia del sistema educativo español es la referida a la enseñanza de las ciencias. En los distintos informes PISA, los estudiantes españoles de secundaria obligatoria obtienen peores resultados que la media en todas las categorías. El informe señala la insuficiente formación del espíritu emprendedor como otra limitación relevante y la ausencia de un esfuerzo serio por mejorar la valoración o la imagen social del emprendedor.



Este informe lo puede consultar en el siguiente enlace
Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...