martes, 24 de abril de 2012

Cuanta más crisis más formación online

Los planes formativos sufren recortes en la actual coyuntura económica, pero se necesitan trabajadores bien formados. El ‘e-learning’ permite solventar esta tesitura porque es más asequible y llega a más personas. Por eso su uso ha aumentado en las empresas.

Luchar contra la actual coyuntura económica y hacer frente a un mercado de trabajo que soporta casi cinco millones de parados pasa por apostar por la formación. La empleabilidad de una persona aumenta de acuerdo con su nivel de estudios, es decir, cuanto mayor sea la formación que posee, más probabilidades tendrá de encontrar un empleo.

Sin embargo, esta máxima de sobra conocida choca con la crisis. Los estudios cuestan dinero y en una época de vacas flacas los planes de formación sufren los recortes. La inversión que se realizó en el sector público, a través de contratos con los agentes sociales, cayó un 10% este año. En cambio, un año antes subió un 5%. Aunque también existe cierta dosis de optimismo: las grandes empresas han aumentado la inversión en esta partida en un 5%. En 2009 llegaron a recortar un 17% en los presupuestos de formación, según la X Edición del Panel de Élogos.


Ventajas

En este escenario que aúna la contención en el gasto y la necesidad de trabajadores mejor preparados, la formación online cobra protagonismo. Esta modalidad es más barata que la formación presencial, permite llegar a más personas y la tecnología ha dado un fuerte impulso a este tipo de formación. En las compañías ya supone el 31,6% de toda su oferta y en los agentes sociales, el 45%. El informe de Élogos destaca que hace cinco años, el e-learning representaba poco más del 13% en las organizaciones y el 21% en los agentes sociales.

En este sentido, y en el ámbito financiero, la formación digital alcanza al 70% del total de empleados que recibieron cursos, supera el 50% de las horas de formación y su coste no alcanza el 20% del presupuesto destinado a este ámbito, de acuerdo con un estudio del Grupo de Responsables de Formación de las Entidades Financieras (GREF). Por su parte, la formación presencial en este sector alcanza casi el 80% del presupuesto y llega al 31% de los trabajadores que recibieron formación.

Futuro

El 78% de los empleados en las grandes empresas ha recibido algún tipo de formación en 2010; un año antes el porcentaje era del 67%. Este aumento se debe, en parte, al uso de la formación a través de Internet. La utilización de este método llega al 29% del total de horas de formación recibidas por alumno. Esta tendencia, además, seguirá creciendo: más del 80% de las empresas consideran que el e-learning seguirá en auge en los próximos años, según los datos de Élogos.

Esta línea también se sigue en la oferta formativa de los agentes sociales. En 2010 la formación 2.0 representó el 17% de las horas impartidas, y en las organizaciones sindicales se sitúa como la segunda modalidad más utilizada por detrás de la presencial.

Por su parte, el uso del e-learning en las Administraciones Públicas presenta buenos resultados: esta modalidad representa el 17% del total de la oferta. Por áreas, más del 25% de la formación impartida a través de la red corresponde a informática; le sigue la enseñanza de idiomas.

Sin embargo, todavía quedan retos por cumplir para la formación digital. El informe de Élogos recoge que la formación digital no llega a los desempleados, pues el modo online todavía no está presente en los programas de formación destinados a este colectivo.


‘Smartphones’ para aprender

La tecnología se ha convertido en un gran aliado para la formación. Gracias a los teléfonos de última generación, tabletas y demás dispositivos móviles, recibir un curso se hace más sencillo, más barato y más cómodo. Y en concreto en España, país que ocupa el primer puesto en Europa en el uso de la formación online en las organizaciones.

Para las empresas supone llegar a un mayor número de empleados por un precio más asequible. El desarrollo de la tecnología y el éxito de los dispositivos móviles en la población hacen que las empresas se aprovechen de estas circunstancias para ahorrar costes.

Por otra parte, el amplio uso de los smartphones y de las redes sociales han obligado a los expertos en este tipo de enseñanza a plantearse una nueva forma de hacer formación digital. Los nuevos soportes permiten una forma de hacer e-learning más participativa, colaborativa y divertida. Aspectos que hasta hace unos años la formación a través de la Red carecía: ya no hace falta estar sentado frente al ordenador para estudiar, ahora es posible realizar un trabajo a cualquier hora, y en caso de duda, el profesor está a una distancia de un clic. Es decir, facilitan la interacción y la comunicación activa entre el docente y los alumnos mejorando la calidad de la formación online.

Fuente: Expansion.com


Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...