martes, 26 de febrero de 2013

Hacia el Desarrollo Sostenible: Oportunidades para el trabajo decente y la inclusión social en una economía verde

Una economía verde es necesaria para que el desarrollo sostenible sea una realidad. Sin embargo, como este informe pone de manifiesto, una economía verde, siempre que esté acompaña de un conjunto de políticas apropiado, tendrá también como resultado la creación de más y mejores puestos de trabajo, que sacarán a la gente de la pobreza y promoverán la inclusión social. De hecho, el modelo del crecimiento de las pasadas décadas ha sido ineficaz, no sólo en términos económicos, también en términos ambientales así como en cuanto a empleo y perspectivas sociales. Este modelo sobre utiliza los recursos naturales, es medioambientalmente insostenible y no ha conseguido cumplir las aspiraciones de una gran parte de la sociedad que busca trabajo decente productivo y vidas dignas.

Un nuevo modelo de desarrollo, uno que sitúe a las personas, la justicia y el planeta en el centro de las políticas, es necesario urgentemente, y es además alcanzable. Fundamentalmente, este informe demuestra que el empleo y la inclusión social deben ser partes integrales de cualquier estrategia de desarrollo sostenible y que deben incluir políticas sobre cambio climático y políticas que aseguren la protección del medioambiente. En particular, el informe evalúa las implicaciones sectoriales, de empleo y de ingresos de una transición a una economía verde. El informe destaca las condiciones necesarias, las recetas de políticas y las buenas prácticas que se necesitan para asegurar que la economía verde se caracterice por los beneficios en calidad de empleo, reducciones en pobreza y mejoras en la inclusión social.

 El modelo de desarrollo del pasado basado en el uso intensivo de los recursos naturales generará costes cada vez mayores, pérdida de la productividad y perturbación de la actividad económica. Las estimaciones basadas en el Modelo de vínculos económicos globales de la OIT (GEL, por sus siglas en inglés) sugieren que si la situación permanece invariable, los niveles de productividad en 2030 serán un 2,4 por ciento inferiores a los actuales y en 2050 disminuirán un 7,2 por ciento. Estas estimaciones coinciden con las conclusiones de diversos estudios de evaluación sobre los daños económicos producidos por la degradación
del medio ambiente y la pérdida de los servicios de los ecosistemas básicos (Capítulo 1).

El modelo de desarrollo actual además es ineficiente en relación al empleo productivo y el trabajo decente. Ha fracasado en crear suficientes oportunidades de trabajo y ha generado una inestabilidad sistémica inducida por el sector financiero, que tiene un coste muy alto para las empresas y los trabajadores en la economía real.

Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...