miércoles, 30 de julio de 2008

Empresas y formación


Las compañías y las instituciones públicas abogan por mejorar los conocimientos de sus empleados. Para ello, cuentan con planes de estudio personalizados según las necesidades del mercado.

El trabajador español cuenta, cada vez más, con una formación más completa y las instituciones y empresas han convertido la especialización de sus empleados en uno de sus principales objetivos. Por ello, la inversión que destinan las compañías a este concepto ha ido en aumento durante los últimos años, aunque la crisis económica parece que también ha afectado a esta partida.

Para el tercer trimestre de este año, se prevé un descenso en la apuesta por los planes de estudio, tanto en la empresas como en la Administración pública. En 2007, este mercado movió 2.049 millones de euros en las grandes empresas, administraciones públicas y agentes sociales. Esto se tradujo en 34 horas en cursos impartidos por trabajador en las grandes corporaciones y en 41 horas anuales en las instituciones públicas.Uno de los puntos que ha incentivado este mercado han sido las ayudas del Gobierno. El montante resultante de las aportaciones que las empresas hacen a la Seguridad Social, encargada de gestionar este capítulo, ascenderá a 2.388 millones de euros, según la Fundación Tripartita.

De este presupuesto, más de la mitad se destina a las ayudas a las empresas y el resto, a formación de personas en paro. Sin embargo, no todas las compañías se preocupan por igual. Para la Fundación Tripartita, sólo el 4% de las sociedades con entre uno y cinco trabajadores demanda y obtiene estas ayudas públicas, mientras que más del 90% de las que cuentan con una plantilla superior a cinco mil personas si lo solicitan.En cuanto a los sectores que más incentivan los estudios de sus empleados no hay un diferencia clara. Ámbitos como las telecomunicaciones o el mundo financiero están a la cabeza en el gasto en formación. Por ejemplo, Telefónica destinó un presupuesto superior a 59 millones de euros a formar a sus 230.000 empleados en 2007. . Las grandes empresas no están parando sus proyectos principales, pero sí, probablemente, algunos cursos de menor importancia, por lo que especialmente se verán afectados los pequeños proveedores de formación. Principales materias: el liderazgo, potenciar las habilidades directivas o los idiomas son algunos de los programas educativos preferidos,. A pesar del buen momento que vive este mercado en España, el esfuerzo por la formación continua sigue aún lejos de los países más avanzados de su entorno, aunque la situación ha mejorado en los últimos años. El gasto anual por trabajador se ha incrementado desde los 267 euros de 2005, hasta los 353 en 2007, pero a distancia de los números de las sociedades europeas más desarrolladas, en las que se emplean entre 600 y mil euros por empleado en cada ejercicio, y también de las empresas estadounidenses, que destinan una media de 1.202 dólares al año por cada trabajador (unos 775 euros). Por otro lado, la formación online o e-learning es la preferida por los españoles.

Destaca el importante crecimiento de los estudios interactivos, que ha registrado incrementos del 63% en las grandes empresas, del 93% en las administraciones públicas y del 49% como media nacional. El 15% de la formación continua que se desarrolla en España se imparte ya a través de Internet, una proporción que sube hasta el 18% si sólo se tienen en cuenta a las grandes corporaciones y que desciende al 13% en las administraciones y al 12% en los agentes sociales. Con todo, la presencia de la formación online está lejos de los niveles de Estados Unidos, donde ya alcanza el 30% del total de la formación continua impartida.

No obstante, si en España se suman los cursos con metodología 100% e-learning y los que la combinan con la formación presencial, este porcentaje aumenta al 22%. El 73% de la formación es presencial y el 5% a distancia por medios tradicionales. Materias como la tecnología o la fiscalidad son algunas de las más demandadas. Por ello, la Comunidad de Madrid ha diseñado un centro de formación en nuevas tecnologías y telecomunicaciones. En este instituto se formarán cerca de 2.500 desempleados de la región, un proyecto en el que participan IBM, Microsoft o Cisco, entre otras firmas.Este centro, que contará con 23 aulas en una superficie de seis mil metros cuadrados, comenzará a funcionar a principios de 2009. Según datos de la Comunidad de Madrid, un mínimo de mil personas se graduarán cada año gracias a este proyecto. Esta infraestructura ha supuesto una inversión superior a los 6,7 millones de euros, que se unirán a los 4,5 millones de euros que la región invertirá anualmente.

Diferencia salarial: en muchas ocasiones, la formación es un elemento que influye en el sueldo. Para la consultora Icsa Recursos Humanos, los trabajadores españoles no son conscientes de la importancia de sus estudios o seminarios para su salario. Así, según el Observatorio Salarial de la firma, la retribución salarial media de un no universitario en España ronda los 20.000 euros anuales, frente a los 30.600 euros de un universitario, lo que significa una diferencia del 53%.Este estudio también destaca el impacto de la formación sobre los distintos puestos de trabajo. Por ejemplo, un directivo universitario gana un 11% más que uno sin estudios superiores (de 63.000 a 70.000 euros anuales), mientras que existe la misma variación entre los mandos intermedios titulados y no titulados (de 32.000 a 35.000 euros al año). Sólo el 12% de los directivos no son universitarios y, entre los empleados, el 51% ha pasado por la facultad. Por ello, muchas compañías han apostado por la formación universitaria para nutrir su plantilla de empleados con un currículum más completo. Así, por ejemplo, la multinacional Microsoft ha firmado un acuerdo con la Universidad Complutense de Madrid para el desarrollo de la formación de los alumnos en tecnologías de la información. Esta colaboración incluye acciones para impulsar las nuevas tecnologías entre los estudiantes.Para Rosa María García, consejera delegada de Microsoft Ibérica, "con este convenio podemos acometer nuevos proyectos de forma conjunta, con un marcado carácter social y educativo". Además, desde junio de 2005, el grupo impulsa una cátedra en esta universidad madrileña para acercar las tecnologías de la información a los discapacitados. No sólo las empresas tecnológicas cuentan con estos planes de estudio. Nestlé España ha apostado por este punto en su organización empresarial. La compañía de alimentación, presidida por Francisco Castañer, impartirá a los 670 empleados de la fábrica que tiene en La Penilla (Santander) cursos sobre nutrición y salud. España es uno de los primeros países en los que se ha implantado este programa de formación que se impartirá en todas las filiales de la multinacional suiza en el mundo. Todo ello se encuadra dentro del plan de formación de Nestlé, dirigido a los 276.000 empleados de la empresa. Su objetivo es formar en materias como la nutrición o la alimentación saludable, para mejorar la calidad de vida de sus trabajadores, a través de una nutrición adecuada.Funcionarios mejor formadosLos trabajadores de la Administración pública son uno de los colectivos que cuenta con menos formación. El Ministerio de Administraciones Públicas ha aumentado su apuesta por este aspecto. Uno de los primeros proyectos llevados a cabo es el cambio de categoría jurídica del Instituto Nacional de Administraciones Públicas (Inap) para hacer de esta institución una agencia estatal con "más recursos, agilidad, flexibilidad y capacidad de respuesta" a las necesidades de formación del funcionariado. La Ley de Agencias Estatales, que el Ejecutivo aprobó hace tres años, prevé que estos cambios se produzcan en todos los organismos públicos.
Elena Salgado, ministra de Administraciones públicas, abogó, en la presentación de este proyecto, por impulsar una "transformación profunda" del Inap para convertirlo en un "referente" nacional e internacional en la formación del funcionariado. "Tenemos que conseguir empleados públicos con gran capacidad de adaptación a nuevos entornos, mejores para gestionar y liderar los cambios", señaló.Lo que hay que saber· El mercado de la formación continua en el trabajo movió 2.049 millones de euros en las empresas, Administración y agentes sociales durante 2007.· Las pymes son las compañías que menos dinero destinan a este aspecto. Sólo el 4% de las sociedades de entre uno y cinco trabajadores demanda y obtiene estas ayudas públicas. · Los sectores de las telecomunicaciones y el mundo de las finanzas son los más preocupados por los estudios complementarios de sus empleados.· Las empresas con una plantilla de más de 5.000 personas copan la mayoría de las solicitudes para ayudas en la formación.
Fuente: Expansión
Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...