miércoles, 10 de septiembre de 2008

OBJETIVO: REDUCIR LA BRECHA DIGITAL


Los expertos dicen que la brecha digital es una cuestión político-social que se refiere a la separación socio-económica existente entre las comunidades que tienen acceso y hacen uso rutinario de los ordenadores y de Internet y aquellas que no lo tienen o no saben hacer uso de él. Así, la brecha digital se percibe como una desigualdad para el acceso a la información, al conocimiento y a la educación mediante las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) y reducirla se ha convertido en un objetivo.


En España existen alrededor de 18 millones de personas que nunca han utilizado Internet, de los que más diez millones son mujeres, según datos sobre alfabetización digital facilitados por Microsoft. Por nivel socioeconómico, el segmento medio-bajo y bajo son los principales excluidos de la sociedad del conocimiento, ya que representan el 17,6% y el 1,6% de los usuarios, respectivamente.


En un mercado laboral altamente competitivo, en el que también se valoran los conocimientos y la formación tecnológica, este desequilibrio reduce sus posibilidades laborales, ya que muchas de las ofertas y la información se ofrecen a través de la red. El Consejo de Ministros del 4 de noviembre de 2005 aprobaba el Plan Avanza, enmarcado dentro del programa nacional de reformas diseñado por el Gobierno español para cumplir con la Estrategia de Lisboa del año 2000. Estas reformas tienen como objetivo convertir Europa en la economía más dinámica y competitiva del mundo.


Una de las cuatro grandes áreas de actuación del Plan Avanza, denominada Ciudadanía Digital, contempla incrementar la proporción de personas que utilizan las TIC en su vida diaria.. Entre ellos, las poblaciones rurales (con la implantación de telecentros y bibliotecas con acceso a Internet por toda la geografía nacional, así como cursos de formación) y la inclusión tecnológica en centros penitenciarios, con la instalación de aulas de informática para internos y funcionarios.


Este año, además, Industria ha anunciado que esta legislatura pondrá en marcha el Plan Avanza 55 Plus, para incorporar a las personas mayores a las nuevas tecnologías. El Gobierno ha contado en estas iniciativas con la colaboración de todos los ministerios, las comunidades autónomas y las empresas. Telefónica, por ejemplo, ha renovado hasta diciembre de 2010 su compromiso con el Plan Avanza. La compañía de telecomunicaciones ha aportado 50o millones de euros en los dos últimos años a este programa, para garantizar el acceso a la sociedad de la información a microempresas y a colectivos como mayores, discapacitados y residentes en áreas rurales.La iniciativa privada ha impulsado programas para lograr la inclusión digital a través de la formación en tecnologías de la información de los colectivos menos favorecidos o con menos recursos, principalmente jóvenes desempleados, mujeres sin formación cualificada e inmigrantes. En 2001, la Fundación Esplai creó la red Conecta, en colaboración con distintas ONG, con el objetivo de alfabetizar digitalmente a personas de toda España y que, actualmente, cuenta con el apoyo institucional de los Ministerios de Industria y de Trabajo y las de empresas Dell, Epson, Bankinter, Lucent y Microsoft. La incorporación de Microsoft en 2005 al proyecto de la Fundación Esplai supuso el nacimiento de una iniciativa específica, Conecta Ahora, que se articula en torno a un conjunto de telecentros repartidos por toda la geografía nacional, donde se incluyen los centros de la Red Conecta, así como de diferentes instituciones que colaboran con el equipamiento y estructura necesaria para dotar a los centros del material necesario para desarrollar su labor.


Microsoft invierte alrededor de un millón de euros anuales en esta iniciativa, que ha formado a más de 136.000 personas en España a través de 64 Centros Conecta y una red asociada de 217 centros.FormaciónConecta Ahora cuenta con dos programas. El primero, Conecta e-Inclusión es un proyecto de alfabetización digital dirigido a conseguir la inclusión sociolaboral de jóvenes desempleados, mujeres e inmigrantes, pertenecientes a los niveles medio-bajo de la sociedad. El objetivo es que, a través de la informática, refuercen su autoestima y mejoren su situación ante posibles oportunidades de trabajo. En el segundo de ellos, Conecta Joven, participan jóvenes estudiantes (de entre 15 y 18 años), que se forman como voluntarios para enseñar informática a personas adultas de su entorno que nunca han utilizado un ordenador. Más de 1.290 jóvenes voluntarios han formado ya a cerca de 5.600 adultos gracias a esta iniciativa.Microsoft también colabora en otra estrategia de alfabetización digital, Ciberaul@s, puesta en marcha por Cruz Roja Española, destinada a facilitar el acceso a las tecnologías de la información a colectivos en peligro de exclusión social, fomentar el interés por Internet y la ofimática para mejorar el perfil profesional del usuario y potenciar sus posibilidades de incorporación a un puesto de trabajo digno. Junto a Microsoft (que ha aportado 51 licencias de software), participan Accenture (que, a través de su Fundación, otorga la financiación necesaria) y Hewlett-Packard (que ha donado el hardware para las primeras Ciberaul@s: 51 ordenadores y siete impresoras).UsuariosCada mes pasan por estas aulas entre 50 y 120 usuarios, cuyo perfil se caracteriza por ser personas con baja o nula alfabetización informática, mayoritariamente inmigrantes, discapacitados, mujeres y jóvenes con riesgo de exclusión, con edades entre 20 y 45 años. La acción ya ha dado sus primeros resultados, ya que existen varias Ciberaul@s operativas en distintas provincias españolas. Hacia Latinoamérica y ÁfricaLa colaboración entre compañías permitió el año pasado poner en marcha dos grandes iniciativas, dirigidas desde España a la inclusión tecnológica en América y África.


La presidente de Banesto, Ana Patricia Botín, y la primera ejecutiva de Microsoft Iberia, Rosa García, presentaban en noviembre pasado Conecta Latinoamérica, un programa de socios que tiene como objetivo acercar la tecnología a los países más desfavorecidos, un proyecto en el que también participan Telefónica, HP e Intel. A través de él, los inmigrantes iberoamericanos en España pueden comprar un PC para los familiares residentes en su país de origen, impulsando sus posibilidades de acceso a las tecnologías de la información y la comunicación. Un ejemplo es Conecta Ecuador, un desarrollo conjunto entre Banesto, Intel y Microsoft, dirigido a los más de medio millón de ecuatorianos que viven en España. A través del programa, tras domiciliar su nómina y un recibo en la entidad bancaria, el inmigrante que lo solicite compra un PC, que Microsoft e Intel instalarán en su vivienda en Ecuador. El grupo Microsoft y Banesto, junto a Viajes Marsans, Rusticae, Esade e Inforpress, impulsan también Turismo Solidario y Sostenible, que cuenta con la web www.turismo-solidario.es. Esta iniciativa, que tiene como bases la formación, captación, asesoramiento y acceso al mercado, pretende promover una red de turismo sostenible a través de la evaluación y certificación de hoteles y casas rurales en África, dando prioridad a los gestionados o dirigidos por mujeres emprendedoras.


Fuente: Expansión
Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...