viernes, 3 de octubre de 2008

¿Sabe que es la empleabilidad?



¿Sabe qué es la 'Empleabilidad'? Cómo reunir la formación y las cualidades que se reclaman para los nuevos puestos de trabajo
Los expertos en Recursos Humanos han acuñado un nuevo concepto.Casi tan vital como disfrutar de un empleo es disponer de empleabilidad, algo así como un cóctel de aptitudes y actitudes, mezcla de un currículo brillante y de cualidades personales para el trabajo en equipo o el liderazgo, por ejemplo. Tras este término rimbombante se esconden, en definitiva, las posibilidades que usted tiene de encontrar empleo y amoldarse a un mercado de trabajo en continuo cambio.

Las relaciones laborales ya no son tan duraderas como en el pasado. Los trabajos para siempre han pasado a la historia, y el tiempo de empleo es, a menudo, corto. Atrás han quedado las ideas de una vida dedicada a la empresa y el puesto seguro. La empleabilidad es sencillamente encontrarse en sintonía con las demandas laborales actuales.

Dispone de empleabilidad quien atesore capacidad de aprendizaje de las nuevas tecnologías y nuevos procedimientos de trabajo ;motivación intrínseca e inteligencia emocional son los principales argumentos para que una persona sea empleable.

Quien esté a la búsqueda de trabajo, debe presentar un currículo flexible, tanto como lo son las empresas en la organización de su trabajo. Y esta flexibilidad implica no encasillarse y disponer de aptitudes técnicas y de gestión para poder solucionar con rapidez los problemas que surjan.

El aspirante debe hablar a la empresa en su mismo idioma: ofrecer las cualidades (iniciativa, tesón, imaginación...) que la compañía reclame. El candidato buscado por una firma auditora no tiene por qué coincidir con el pretendido por un gabiente de comunicación.

Movilidad.

El perfil laboral requiere, además, actualizar los conocimientos profesionales y cultivar actividades alternativas. La empleabilidad es un don que no sólo debe fomentar quien busca trabajo, sino también el que ya disfruta de él. Se debe mantener una formación permanente, a través del estudio continuo y del reciclaje laboral.


La empleabilidad exige también disposición a cambiar de domicilio o a desplazarse por todo le país. Y ése es un inconveniente para los mayores de 40 años. Ir hacia donde está el trabajo, en vez de esperar que éste venga, enriquece nuestra empleabilidad.


Según el estudio de una empresa de recursos humanos, la empleabilidad puede explicarse a través de seis conceptos básicos: adecuación vocacional, competencia profesional, idoneidad, salud física y mental, recursos alternativos y relaciones interpersonales.

Estamos viviendo una época cambiante, y este cambio afecta no sólo a las empresas en su modernización en los procesos de producción y gestión, sino principalmente al perfil de los profesionales necesarios para trabajar en centros en continua modificación.

Los trabajos hoy en día son flexibles, y los individuos que trabajan en las empresas deben saber acomodarse a esos cambios.

La empresa ya no es habitualmente una gran familia, sino simplemente el lugar donde los profesionales actúan y generan bienes y servicios. Las grandes empresas modifican de forma acelerada los puestos de trabajo, los cargos, y sobre todo, la tarea en sí. Incluso, la función misma del trabajador puede desaparecer en cualquier momento.

En el modelo laboral actual se acorta la vida útil de los empleados, porque el perfil de los trabajadores jóvenes es el que impera, y quien tiene más de 40 años se ve con mayores dificultades para encontrar trabajo. En estos casos, la experiencia es un grado, pero siempre que esté puesta al día.

¿Soy empleable?

Para hacer un diagnóstico de la propia empleabilidad, repase cuál es su situación en los seis parámetros que definen este concepto.

Vocación. Pregúntese si la tarea que desempeña o su profesión son las adecuadas a su vocación, porque muchos de los trabajos no tienen que ver con ella. Si no está satisfecho, cambie de oficio.


La competencia profesional. No sólo disponer de la titulación y además talento le garantiza el cumplimiento de las tareas. Demuestre su inquietud con la actualización constante de sus conocimientos.


La idoneidad. No sólo debe usted reunir las condiciones requeridas; además debe demostrar en la entrevista que el puesto al que aspira le sienta a usted como un traje. No olvide que este convencimiento debe transmitarlo también cuando desempeñe su trabajo.


En forma. Recuerda usted lo de 'salud, dinero y amor'. Pues lo primero es fundamental para obtener e incluso mantener un trabajo. Carecer de ella es partir en desventaja en un mercado laboral tan competitivo como el actual y representa un importante obstáculo.

Los recursos alternativos. Debe ser capaz de encontrar soluciones a cualquier problema, incluso cuando se hayan agotado las vías tradicionales. Es, según la jerga de los Recursos Humanos, el pensamiento lateral, la capacidad de hallar salidas nuevas a problemas nuevos o comunes. Una formación amplia y variada puede servir para reforzar su imagen de hombre de recursos.

Don de gentes. Las relaciones interpersonales son importantes para lograr un clima armonioso en un centro. Se valora positivamente la inclinación al trabajo en equipo más que la tendencia a soluciones individuales, y también un carácter sociable y afable, más que uno hosco, que dificulte la comunicación. Los expertos tienen claro que alguien puede ser idóneo y tener una buena aptitud profesional, pero sin embargo presentar dificultades de relación con los compañeros de trabajo. Y esta no es ninguna cualidad.


Fuente El Mundo
Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...