viernes, 1 de octubre de 2010

¿Ocupaciones o puestos de trabajo?


En un análisis global sobre el contenido de los trabajos podemos vislumbrar que se están produciendo significativas transformaciones. El concepto de puesto de trabajo ha dado paso al concepto de ocupación. Las ocupaciones no corresponden con un grupo de tareas, operaciones y funciones; son conjuntos más abiertos que evocan los conocimientos básicos de un área con la característica de poder ser transferidos en el ejercicio de varios empleos.

Algunos autores reflexionan sobre el paso del puesto de trabajo a la ocupación bien puede representar el paso del trabajador al individuo. La organización de los empleos vuelve a tener un peso social elevado, se trabaja en grupos, se aporta en equipo. El trabajo así visto cambia de la orientación al esfuerzo por la orientación al cerebro. Las empresas, cada vez en mayor medida , operan en el medio abierto y en permanente interacción con el mercado, con otras empresas, instituciiones y con el consumidor final. De este modo se favorece un alto contenido de relaciones sociales y las necesidades para los trabajadores se cualifican. Trabajador y ciudadano se aproximan porque se difuminan las diferencias y en este sentido se registra definitivamente una revalorización del talento humano.

Los esquemas organizativos y conceptuales de la formación de trabajadores han sido rebasados por los nuevos modelos de organización del trabajo, el surgimiento de nuevas necesidadeshacia los trabajadores y el nuevo papel que juega el impacto de la revolución tecnológica en la que nos encontramos inmersos.

Disponer de trabajadores adecuados, competitivos y competentes, con los conocimientos, habilidades y comprensión necesarios para ejercer sus empleos está muy ligado a la nueva economía y es una exigencia de los nuevos modelos de mercado. Muchos programas de formación actualmente utilizados están claramente desfasados son anticuados en su concepción. También en sus modelos que no incoroporan las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías.

Los nuevos modelos de formación deben comportar transformaciones en su estructura que tiende a ser de carácter modular y colaborativa, en contenidos que se mueven hacia conceptos de amplio espectro y de fortalecimiento de principios básicos y con nuevas estrategias pedagógicas para el proceso de aprendizaje. El elearning se está adaptando como modelo más eficaz por su flexibilidad y alto grado de impacto en el aprendizaje de las competencias profesionales.

La rapidez del cambio está promoviendo el nacimiento de una nueva concepción de la formación profesional centrada más en ocupaciones que en puestos de trabajo y orientada hacia el desarrollo de competencias laborales.

Hay que definir parámetros estratégicos para la empresa y las ocupaciones. Al trabajador debe enfocársele hacia el desarrollo de su capacidad de aprender. Así podrá ejecutar su trabajo sin que se le deba decir exactamente cada paso de lo que se debe hacer. El trabajador cualificado es la base de la estrategia de competitividad.

Formar por competencias implica sobrepasar la mera definición de tareas, ir hasta las funciones y los roles. Y esto está en la base actual de las modernas economías. Aquellas empresas que gestionen la aproximación a este nuevo concepto de formación obtendrán una mejor y más alta rentabilidad y retorno de la inversión en formación.

Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...