miércoles, 21 de marzo de 2012

Informe Anual de Cooperación Internacional para el Desarrollo 2011 en México

2011 marcó sin duda un hito en la política mexicana de cooperación internacional al promulgarse y entrar en vigor una ley especializada en la materia que no sólo determinó la creación de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo, sino que sentó las bases para el establecimiento de un sistema integral en el ramo.

Durante el año referido, México desplegó una intensa y prolija labor, acorde con su naturaleza como actor polivalente y dual en la arena de la cooperación internacional para el desarrollo, al amparo de diversas modalidades de colaboración y con toda clase de socios e interlocutores.


En el ámbito Sur-Sur la cooperación mexicana se destinó primordialmente –como es tradicional- hacia América Latina, aunque es tal vez la mayoría de los proyectos se desplegaron en Sudamérica con el 48%, seguido de Centroamérica con el 38% y El Caribe con el 14%. Dicha circunstancia, cabe asumir, obedece a la capacidad de implementación de los gobiernos de la región y a la maduración que han alcanzado algunos esquemas de interacción con determinados países de la zona.


De modo simultáneo, México siguió captando flujos internacionales para el desarrollo proveniente de naciones industrializadas. De conformidad con la OCDE, el país habría recibido por concepto de Asistencia Oficial para el Desarrollo, 473 mdd en 2010 (último año reportado por ese organismo), frente a los 184 mdd del año precedente.
En medio de una y otra modalidad de cooperación, México siguió practicando en 2011 colaboración triangular, en sociedad con países desarrollados como Japón, Alemania y España, en favor de varios estados latinoamericanos. Esquemas similares se concertaron con distintos organismos adscritos al Sistema de Naciones Unidas.


En consonancia con esa dualidad y multiplicidad de facetas, México brindó y recibió ayuda humanitaria para enfrentar casos de desastre a lo largo de 2011. Se apoyó por ejemplo a Japón, a los países del Cuerno de África y a varios latinoamericanos, así como también se recibió colaboración de Chile y Estados Unidos enmarco de distintas contingencias.


El año culminó con una participación intensa y productiva en el IV Foro de Alto Nivel de la Eficacia de la Ayuda, celebrado en Busán, Corea del Sur. En tal evento, México contribuyó de manera decidida a facilitar el diálogo entre los países desarrollados y aquellos denominados emergentes, a fin de que unos y otros suscribieran el documento “Asociación Global para la Eficacia de la Cooperación para el Desarrollo”, tal como ocurrió. 


Aqui puede descargarse el Informe
Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...