lunes, 17 de septiembre de 2012

Tengo un conflicto en el trabajo ¿qué debo hacer?


Las diferencias tienen carácter puntual, y  son propias de una situación normal  de trabajo. El problema surge cuando una diferencia adquiere carácter permanente, dando  origen a una situación de conflicto. Así que conflicto es... Una situación en la que dos o más partes perciben que tienen intereses divergentes, lo que determina actitudes y opiniones diferentes, derivando en un enfrentamiento. Por extensión, es una construcción social, propia del ser humano, con posibilidades 
de ser conducida, transformada y superada por las mismas partes, con o sin ayuda de terceros.

No debemos olvidar que donde hay vida, hay conflicto.Los conflictos pueden ser de distinta índole y en la mayoría de casos subyacen:

  1. Choques de personalidad.
  2. Falta de cooperación.
  3. Problemas entre áreas de autoridad o de poder.
  4. Frustraciones laborales.
  5. Diferencias en el grado de implicación en el trabajo.
  6. Agravios comparativos.

¿DIFERENCIAS O  CONFLICTO SERIO? ¿CÓMO AFRONTAR UN CONFLICTO?

Vemos que cuando el conflicto no se afronta, el mal ambiente de trabajo generado repercute negativamente en todos los sentidos: sensación de impotencia, agresividad contenida, depresión, ansiedad... pudiendo afectar a la salud y siendo un obstáculo para el desempeño del trabajo. Por eso es preciso abordarlo desde una predisposición abierta y positiva.

El conflicto es una interesante oportunidad de cambio, posible de solucionar desde el mutuo apoyo, la corresponsabilidad y la creatividad. Para resolver conflictos hay que encontrar mecanismos de transformación pacífica y creativa.El primer paso es reconocer que nos encontramos en una situación de conflicto y definir qué la ha provocado, para aportar la solución más adecuada.
5Vamos a intentar entender los conflictos para manejarlos mejor.

En general presentan dos caras, pudiendo ser:

FUNCIONALES O CONSTRUCTIVOS

• Hacen visibles problemas que no habíamos visto.
• Ayudan a tomar decisiones con más cuidado.
• Aumentan la información necesaria para tomar decisiones.
• Dan espacio a la creatividad e innovación.
• Permiten el autoconocimiento y el descubrimiento del otro.
• Facilitan el trabajo en equipo para multiplicar esfuerzos.
DISFUNCIONALES O DESTRUCTIVOS

• Consumen mucha energía personal.
• Dañan la cohesión de los grupos de trabajo.
• Promueven hostilidades interpersonales.
• Crean un ambiente laboral negativo.
• Provocan sentimientos de desánimo, rechazo e inseguridad.
• Pueden somatizarse y ocasionar problemas de salud.

En una situación de conflicto es importante controlar el grado en que se dan las respuestas emocionales. Un cierto grado de enfado, ansiedad o tristeza, es razonable y nos permite reaccionar
eficazmente.El problema surge cuando las emociones negativas nos bloquean, impidiendo analizar la situación con realismo para aplicar la estrategia más adecuada. Es el momento de empezar a buscar ayuda.


Fuente: Tengo un conflicto en el Trabajo (puede descargarse la guía)
Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...