miércoles, 8 de julio de 2015

El rey en la oferta ‘e-learning’

Una imagen siempre ha sustituido a, por lo menos, mil palabras. Y a muchas más, si la ponemos en movimiento. En la compañía de investigación de mercados Forrester Research han calculado que un minuto de vídeo iguala a 1,8 millones de palabras, por lo que habría que escribir durante unos 150 días para conseguir un impacto similar.

Con estos datos, no es de extrañar que el formato vídeo sea el rey de los contenidos en la oferta de e-learning. Reproducir las clases en este soporte y ponerlo a disposición de los estudiantes refuerza el aprendizaje. Centros educativos y empresas lo han incorporado como herramienta al diseñar sus programas de formación. Además, ahora de una forma más asequible, tanto en lo económico como en lo tecnológico. Ya olvidado aquello del Beta, los equipos multimedia y la digitalización extienden su uso a través de portales especializados en Internet.

Un minuto de imágenes causa el impacto de 1,8 millones de palabras

La estadística habla por sí sola: hay un 40% más de probabilidad de que se haga clic en un vídeo antes que en un texto. Y qué mejor referente que Youtube, donde se suben 100 horas de vídeo al minuto, cuya visualización rebasa los 6.000 millones de horas al mes.

En Cisco Systems tienen las cifras claras, como detallan en su informe Visual Networking Index sobre el tráfico global de datos móviles 2014-2019. Santiago López, director de proveedor de servicios en España, lo concreta: “El tráfico total, combinando mercado empresarial y de consumo nacional, supondrá el 75% del total de la Red en 2018. 41.000 millones de minutos cruzarán Internet cada mes, 15.713 minutos de vídeo descargado o en streaming cada segundo”.

Vida en plano-secuencia

“Es una cuestión de evolución social. No se puede entender el fenómeno del vídeo sin considerar nuestra naturaleza ancestral. La especie humana se guía por la vista y nuestra vida transcurre en plano-secuencia. Por eso, para cuestiones formativas integramos mejor la imagen. Lo dinámico capta mejor nuestra atención y se retiene con más facilidad”, explica Stephan Fuetterer, vocal de la junta directiva de la Asociación de Directivos de la Comunicación, Dircom.

En Esade Business School también hablan de “tendencia natural”. Marc Cortés, profesor de marketing electrónico en esta universidad privada, comenta que principalmente utilizan y comparten vídeos en las clases presenciales. “Resulta muy eficiente, más aún hoy en día, con las posibilidades de usarlo en movilidad y de viralizarlo”, explica, y añade que para los entornos no presenciales optan por las videoconferencias.

“Todas las herramientas pedagógicas que amplíen el trabajo del profesorado son bienvenidas, y más si se trata de contenidos audiovisuales, que se fijan mejor y que encima permiten la microformación. Eso sí, siempre que se procure el impacto corto. Lo contrario es contraproducente”.

Lo dinámico capta más la atención y se retiene más, por lo que es perfecto para la docencia“Lo que dura más de 15 minutos no funciona, pasado ese tiempo los estudiantes se hartan y se van”. Así de categórico de muestra Xavier Oliver, experto en marketing en este caso como profesor asociado de la dirección comercial de IESE.

“Por eso fallan tanto las propuestas para impartir toda una asignatura en un videopaquete. Es un error esto del cortar y pegar o de que solo uno escuche y otro hable. La docencia sin involucramiento no da frutos. Hay que implicarse, o bien, procurar una producción tipo película, cuidada, de calidad, hecha por un profesional. No todo vale, como en muchos casos se pretende”, critica Oliver.

En la misma línea, Pedro Lara, vicerrector de calidad e innovación académica de la Universidad Europea, opina que el uso del vídeo debe adaptarse siempre al esquema de aprendizaje invertido que ahora impera. “El estudiante trae a clase ya asimilada la videolección y en el aula se dedica ya a ponerla en práctica y en discusión. Así, se estandariza el nivel de conocimientos y se logra mayor autonomía del alumno”, explica.

Grabar para terceros

Reconocida la tendencia, ¿cómo se traduce en la demanda? Las escuelas del sector audiovisual son las que mejor lo saben. En su oferta docente también han incorporado el vídeo, pero con medida. Sin embargo, sí graban más en este formato para terceros, “sobre todo para los departamentos de formación de las empresas”, comenta Miguel Ángel Muñoz, director de la Escuela Superior de Imagen y Sonido CES, en la que han montado vídeos para las divisiones de ventas de El Corte Inglés, por ejemplo.

“La imagen videográfica se ha usado toda la vida en educación, pero como píldora formativa, como complemento. No es algo nuevo, aunque ahora, por moda, seamos más conscientes de ello”, señala.

En CEV (Centro de Estudios del Vídeo), José María Núñez, responsable del departamento de cine y televisión, lo corrobora y hace hincapié en el cambio de perfil en el alumnado.

“Hace unos años había un abismo entre el profesional y el aficionado, mientras que hoy el interés se ha generalizado a gente todo tipo, pues la tecnología nos ha convertido a todos en autodidactas, y a veces se quiere ir más allá. De momento, son las empresas, incluso públicas, las que solicitan más cursos para hacer buenos vídeos con los que formar a su plantilla, a modo de manual, o bien con fines comerciales, algo que ya requiere mayores exigencias técnicas y de inversión. Aunque los costes de producción se han podido abaratar casi un 30% con respecto a tiempos atrás”.

Videojuegos en los MBA

No son solo cuestión de ocio. Los juegos online en tiempo real se utilizan en las escuelas de negocios para acercar la realidad de la empresa mediante simulaciones.

“El videojuego como herramienta empresarial, con fines comerciales, es un filón por explotar. Hay una demanda enorme de estudios relacionados”, indica Miguel Ángel Muñoz, director de CES.

En esta Escuela Superior de Imagen y Sonido acaban de rematar un nuevo máster que, en colaboración con Drakar Studio, dará respuesta a esta inquietud creciente por los juegos de rol para interactuar y por las animaciones.

Estos otros recursos, por qué no, también formativos, avanzan hacia el 3D como nuevo horizonte; también en el caso del vídeo. No obstante, para Ignacio Gutiérrez-Solana, jefe de estudios de la ECAM (Escuela de Cinematografía y del Audiovisual de la Comunidad de Madrid), “queda mucho trabajo por hacer para que haya más inmersión en la experiencia y, sobre todo, para que narrativamente se use todo el potencial de esta tecnología en desarrollo”.


Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...