martes, 17 de enero de 2017

Perspectivas económicas de América Latina 2017. Juventud, competencias y emprendimiento

El crecimiento del PIB en América Latina será negativo en 2016 por segundo año consecutivo, entre un -0.5% y un -1.0%. La región no experimentaba dos años de contracción económica desde los años 80. Ello plantea retos para proteger y continuar con los avances socioeconómicos recientes, en especial la disminución de la pobreza, la reducción de la desigualdad y la expansión de la clase media. Así, cerca de 7 millones de latinoamericanos cayeron en la pobreza en 2015, elevando la cifra total de pobres a 175 millones de personas, el 29% de la población. Más aún, entre 25 y 30 millones de latinoamericanos en situación de vulnerabilidad – uno de cada tres de los que salieron de la pobreza en la última década – podrían volver a caer en ella si la desaceleración se prolonga y pierden su empleo, o si enferman o se retiran.

Las proyecciones económicas confirman la heterogeneidad que caracteriza a la región, con ritmos de crecimiento esperados muy diferentes entre países. México, América Central y el Caribe tienen por delante un panorama más esperanzador por sus vínculos con la economía de Estados Unidos. Por su parte, los países exportadores de materias primas de Sudamérica seguirán siendo los más afectados por las condiciones económicas globales y por la caída de los precios internacionales de las materias primas. El reto será mayor para aquellos con un cuadro macroeconómico menos estable. Las previsiones económicas apuntan hacia una mejoría del panorama a partir de 2017. Esto debería ayudar a encaminar a la región nuevamente hacia una senda de convergencia con los países de la OCDE, aunque para ello es necesario elevar el crecimiento promedio por encima del 3% anual, así como expandir el potencial de crecimiento.

Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...