lunes, 30 de junio de 2008

Los titulados universitarios y el mercado de trabajo


Un estudio publicado por Eurostat, apunta que más de un tercio de los universitarios de 25 a 64 años no trabajan donde corresponde según su formación, es decir, trabajan en empleos que no precisan alta cualificación, es decir, no hubiera hecho falta que estudiaran hasta donde lo hicieron.

Las diferencias entre el sistema educativo y el mercado de trabajo son cada vez mayores. Los sistemas educativos no están en relación con las características del mercado de trabajo. Dentro del sistema educativo deberíamos distinguir el sistema educativo que forma ciudadanos y el sistema que forma profesionales. A lo mejor no debería recaer la responsabilidad total en el sistema educativo y debería reflexionarse sobre el más adecuado papel que otros agentes sociales pueden desarrollar en la formación de los estudiantes. Hasta ahora es la formación en el puesto de trabajo, artículada mediante prácticas profesionales o becas, lo que mejor ha resultado de cara a la inserción laboral.

Según los expertos las diferencias entre educación y trabajo se debe al rápido crecimiento de titulados en las dos últimas décadas y al desequilibrio entre las carreras que eligen los jóvenes, y las demandas concretas del mercado de trabajo que no ofrece suficiente empleo de alta cualificación.

El crecimiento de la demanda y oferta universitaria ha situado España por encima de la media europea de titulados universitarios a costa de la formación profesional, lo que ha permitido que el mercado laboral haya acogido nuevos recursos humanos mejor preparados que nunca en la historia económica del país.

Según se desprende del informe un elemento importante a destacar es el alejamiento que se está produciendo entre la empresa y la universidad española, traduciéndose esto en la falta de adecuación entre lo que los alumnos aprenden en las carreras (contenidos, habilidades) y lo que luego necesitan para trabajar. La universidad española intenta adaptar sus titulaciones a Europa

El estudio ha tratado de ver si los recursos humanos con alto nivel de formación, de un país, están bien aprovechados. Los empleos disponibles en el mercado no encajan con la formación de los universitarios. España es el tercer país que peor aprovecha esos recursos (incluyendo a personas sin carrera universitaria en empleos muy cualificados), y trabajadores con título superior que no están empleados como profesional o técnico de alta exigencia formativa.

España tiene mas universitarios trabajando por debajo de su formación que la mayoría de los países europeos. España es el país donde los titulados destacan con mayor rotundidad la escasa utilización, en el puesto de trabajo, de las competencias adquiridas.

Los titulados universitarios españoles no han conseguido estabilidad laboral cinco años después de graduarse , y son los segundo por detrás de los Checos, que perciben los salarios más bajos. En España existe un gran desajuste entre las demandas específicas de alta cualificación y los titulados.

El salario bruto mensual de los titulados españoles, cinco años después de haberse graduado, es significativamente inferior al de las profesiones que no requieren un nivel de estudios superior. En definitiva las empresas demanda pocos titulados universitarios.

Solución, impulsar el modelo de crecimiento asociado a la economía del conocimiento lo que requerirá mas gente con formación superior. Articular la educación y el mercado laboral es el gran desafío que hay por delante.

Fte: Educaweb y el Pais
Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...