viernes, 10 de junio de 2011

CLAVES PARA ENTENDER EL MERCADO DE TRABAJO EN EL SIGLO XXI: LOS NUEVOS EMPLEOS (4)


La sociedad actual también está dando lugar a otras fuentes de empleo. Actualmente se está discutiendo sobre el trabajo como si éste fuera una tarta que hay que repartirla para que todos quepamos a un trozo. Sin embargo, esta discusión nunca ha existido históricamente, pues en los momentos de grandes crisis económicas siempre ha habido desarrollos sociales, empresariales e institucionales que han favorecido la generación de riqueza y la multiplicación de la actividad.
El empleo es un producto social y como producto social, al igual que la sociedad es dinámico, crece, se retrae y se transforma, se expande, pero nunca se agota. Pero es la vida cotidiana y la visión de algunas actividades a lo largo de estos últimos años lo que nos lleva a confirmar la transformación del empleo y nunca su extinción. Cuando empezó el boom del deporte y empezaron a abrir los primeros gimnasios, nadieesperaba que algunos años después la producción de prendas deportivas, la apertura de tiendas especializadas, la comercialización de todo tipo de aparatos gimnásticos, la contratación de monitores deportivos, el empleo de masajistas y fisioterapeutas, la creación de las escuelas municipales de diversos deportes ... generara la gran cantidad de empleo.
Pero no solamente ha sido en esta actividad, donde hemos visto que la aparición de nuevos valores en la comunidad han generado nuevas necesidades en los ciudadanos, sino que en las actividades de servicios a domicilio, desde comidas hasta servicios asistenciales; la explosión de la televisión y el aumento de las productoras, técnicos, y operarios. El desarrollo que aún se espera a partir de las televisiones por cable y locales, en las industrias de productos y servicios medioambientales, en los servicios de salud y terapias alternativas, en los Programas de Desarrollo de Territorios Rurales, en los Programas de Atención a la Población Marginal o con necesidades de ayuda etc... hemos comprobado como han sido actividades nuevas que han ido generando empleo, consolidándose algunas de ellas muy fuerte de forma empresarial, y siendo todavía emergentes en otros casos.
Esta dinámica económica que gira en torno a los valores sociales como generadores de nuevas necesidades de la población y, por tanto, de nuevos empleos que la satisfagan, acentúa aún más el rasgo social que tiene el trabajo. Ha ocurrido que a veces la macroeconomía y la tecnología nos han hecho olvidar este hecho dando el protagonismo a las Instituciones y a las grandes corporaciones financieras para restárselo a la sociedad.
Este planteamiento ha hecho que afloren nuevos agentes contratadores que aún teniendo un carácter todavía secundario cobran cada vez más fuerza. Nos estamos refiriendo a organizaciones civiles que de distinta naturaleza dan servicios a las necesidades de la sociedad. Así hemos visto aparecer Fundaciones que atienden tanto a temas culturales como a problemas de atención a personas dependientes; Comunidades de Vecinos que emplean cada vez más operarios de mantenimiento; Asociaciones que explotan necesidades comunitarias ; Colegios Profesionales que prestan cada vez más servicios a sus asociados; ONGS que desarrollan actividades humanitarias; familias que contratan cada vez más servicios; Clubs Deportivos; Organizaciones Religiosas ; Sindicatos, Organizaciones Empresariales...
La sociedad vertebrada, la sociedad organizada está siendo una garantía de empleo y una nueva fuente de desarrollo y de riqueza para la comunidad.
Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...