viernes, 5 de abril de 2013

La educación del siglo XXI: la «nube» frente a la «niebla»



Interesante Informe de la Fundación Bankinter sobre la educación en el siglo XXI. Es de lo que más se reflexiona y sobre lo que menos nos ponemos de acuerdo. Os dejamos el enlace para aquellos interesado/as.

Portada-def-4-enalta-inglesLlevamos ya más de una década recorrida del siglo XXI. Mucho ha cambiado cómo nos relacionamos, aprendemos sobre los  acontecimientos mundiales, buscamos información, o contamos a todos los demás quiénes somos a través de internet. Con todos los cambios en el ámbito del ocio, el mundo empresarial y financiero y la información  en internet y en smartphones, hay un sector de la sociedad que  permanece cabezonamente plantado en el siglo XX. La educación. El mismo término educaciónse asienta en un espacio físico, una normativa gubernamental, un entorno laboral para adultos. El término  mantiene a los estudiantes a cierta distancia. Son el producto de una  educación y tienen poco o nada que decir en su proceso educativo.  Aunque gran parte del resto de los ámbitos de la vida ofrecen mucha  más flexibilidad en términos de cómo y cuándo trabajar o divertirse, las escuelas y la educación superior siguen marcadas por unos tiempos  muy precisos, un lugar muy concreto, un conjunto deroles  establecidos, la posición inferior de los estudiantes y un conjunto  deliberado de contenidos. Se trata de un mundo con muchas  prescripciones.

El siglo XXI, según se vive en el lugar de trabajo, el comercio y la vida del  consumidor, se comporta justo de la forma contraria. Es cada vez más  abierto, las fronteras institucionales casi carecen de significado y  personas de todas las edades participan de muchas formas distintas. Es como si se hubiera descubierto un océano nuevo en el que todos  navegamos, mientras que los jóvenes se mueven en un espacio  educativo muy rígido y tienen que llevar una doble vida: una en la que interactúan con libertad y otra donde tienen que cumplir con lo mandado. 

Es un choque frontal de mundos. La «nube»frente a la «niebla». Sabemos que la «nube»se ha convertido en sinónimo de  «virtual», controlado por la Web o las redes móviles, con base en un  servidor. La nube aprende muy rápido de sus usuarios. Es capaz de  recabar datos sobre ellos, aunarlos y compartirlos con otros usuarios,  anunciantes e investigadores. La «niebla», por el contrario, es lo que  ocurre en las escuelas, en la educación superior y en los círculos  políticos. A diferencia de las nubes, que forman una capa útil sobre  nuestras cabezas, la niebla nos envuelve, velando la visión clara de lo  que ocurre en el espacio educativo a nuestro alrededor.  La niebla de la educación es una mezcla densa de inercia histórica,  pérdida burocrática de imaginación y atascos legislativos. En la última  década, se asumió que la «tecnología»despejaría la niebla, pero no lo ha
hecho.


Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...