lunes, 8 de abril de 2013

Plan director de la Cooperación Española 2013-2016


La sociedad española ha dado continuas muestras de su solidaridad con las poblaciones en los países más pobres desde hace muchos años y, en el contexto actual, desea mantener ese compromiso. El Plan Director de la Cooperación Española, 2013-2016, es una expresión clara de ese empeño de los españoles por acompañar los esfuerzos de nuestros países socios para avanzar en su desarrollo y, en general, por construir una globalización más justa y solidaria.


2. Pero la Cooperación Española tampoco es ajena a la situación económica que atraviesa nuestro país. La crisis económica y financiera internacional ha golpeado fuerte a Europa en los últimos años y, las medidas para salir de la misma nos está exigiendo a los gobiernos y ciudadanos un esfuerzo extraordinario. En nuestro país, todas las políticas están siendo afectadas por la disciplina presupuestaria y la ayuda al desarrollo no es una excepción. La política de cooperación para el desarrollo de España deberá hacer un gran esfuerzo durante los próximos años en un escenario de recursos limitados que nos obliga a ser más efectivos y a aplicar criterios de selectividad y concentración en nuestras acciones. Y es precisamente desde
la perspectiva de los desafíos que se nos presentan, como se enfoca el trabajo para avanzar hacia una política de cooperación para el desarrollo española cada vez más eficaz y de calidad.

3. Sin duda, todo ello marca el contexto en el que se elabora un documento de planificación, que combina la experiencia acumulada y las orientaciones particulares del Gobierno que lidera la Cooperación Española en ese momento. En ese sentido, podemos decir que este Plan Director se caracteriza por presentar un enfoque REALISTA; una determinación por REDISEÑAR nuestra cooperación; la orientación hacia RESULTADOS; y RENDICIÓN de cuentas.

4. Este documento es, sobre todo, REALISTA. El realismo significa que los objetivos definidos serán abordados a lo largo de los cuatro años de vigencia que tiene este Plan Director de manera eficiente, basándose en un análisis riguroso de nuestras capacidades, los recursos disponibles y las lecciones que arrojan la experiencia.

5. Ahora bien, este enfoque nos presenta la oportunidad de REDISEÑAR nuestra cooperación, definiendo más claramente dónde concentrar nuestros recursos y cómo mejor instrumentarlos, estableciendo relaciones de asociación y alianzas más sólidas con nuestros socios del Sur y reforzando el trabajo en común de los actores del sistema español y la comunidad de donantes.

6. Para ello, es fundamental que orientemos cada vez más nuestra actuación hacia RESULTADOS de desarrollo definidos por los países socios que apoyamos. Esto va más allá de la aplicación de una metodología e implica cambios institucionales profundos, el refuerzo de nuestras capacidades de diálogo y análisis y avances en tareas de seguimiento y evaluación para sustentar mejor la toma de decisiones.

7. Por último, este Plan Director debe marcar un antes y un después en la RENDICIÓN de cuentas que hace la Cooperación Española hacia nuestra sociedad y nuestros socios externos. Esto requiere aumentar la transparencia, ofreciendo información, datos y lecciones de nuestra experiencia de la manera más ágil y amigable posible para que puedan conocerla y valorar el cumplimiento de nuestros compromisos.

Enlace AECID
Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...