jueves, 5 de junio de 2014

Más allá de la Década de la Educación por un futuro Sostenible


Entramos en el último año de la Década de la educación por un futuro sostenible (2005-2014). Conviene, pues, proceder a una reflexión acerca de lo avanzado, de lo mucho que queda por conseguir y, sobre todo, de cómo continuar contribuyendo a la construcción de un futuro sostenible al término de esta Década.

La necesidad de incorporación de la Sostenibilidad en la educación quedó reflejada en el propio lanzamiento por UNESCO de la Década: “El Decenio de las Naciones Unidas para la educación con miras al desarrollo sostenible pretende promover la educación como fundamento de una sociedad más viable para la humanidad e integrar el desarrollo sostenible en el sistema de enseñanza escolar a todos los niveles. El Decenio intensificará igualmente la cooperación internacional en favor de la elaboración y de la puesta en común de prácticas, políticas y programas innovadores de educación para el desarrollo sostenible”. Se trata de un objetivo central que se venía reclamando desde hacía tiempo: impulsar en todos los niveles educativos, así como desde la formación no reglada, una educación basada en la solidaridad, que contribuya a superar la tendencia a orientar el comportamiento de la ciudadanía (y de sus responsables políticos) en función de intereses particulares a corto plazo, ignorando sus repercusiones; una educación que favorezca una correcta percepción de los graves problemas interconectados a los que se enfrenta la humanidad, impulse actitudes y comportamientos responsables y prepare para la toma de decisiones fundamentadas dirigidas al logro de un futuro sostenible.

Podemos empezar recordando algunos logros importantes en este campo. A lo largo de estos nueve años se han multiplicado las jornadas y congresos en torno a la problemática de la Sostenibilidad, así como los artículos publicados en las revistas educativas, que le han dedicado numerosos monográficos. Al mismo tiempo se ha ido incorporando la contribución al desarrollo sustentable como competencia básica o transversal en los planes de estudio de los niveles secundario y universitario y, muy en particular, en la formación del profesorado. Del mismo modo, se han ido dando pasos para contribuir a una mejor gestión ambiental y una mayor impregnación de la Sostenibilidad en los centros. Y son crecientes las ofertas de máster especializados en este campo, así como el número de las líneas de investigación y de tesis dirigidas en torno a la Sostenibilidad.

Se ha hecho, en definitiva, un notable esfuerzo por incorporar la educación para la Sostenibilidad como una prioridad central en la alfabetización básica de todas las personas, es decir, como un objetivo clave en la formación de los futuros ciudadanos y ciudadanas. Pero sabemos que los logros son todavía insuficientes. Se requieren acciones educativas sistemáticas que no solo transformen nuestras concepciones, sino también, de forma durable, nuestros hábitos, nuestras perspectivas, y que nos orienten en las acciones a llevar a cabo, en las formas de participación social para impulsar decididamente la transición a la Sostenibilidad. Y aunque abundan los ejemplos de buenas prácticas, que muestran la viabilidad de los objetivos perseguidos, estamos lejos de haberlos conseguido de forma generalizada; y no llegaremos a alcanzarlos -aunque sin duda seguiremos avanzando- en este último año de la Década.

Por ello, el Consejo Ejecutivo de UNESCO pidió a la Directora General de UNESCO que elaborase una propuesta de marco programático que cubra el periodo comprendido durante la próxima Estrategia a Plazo Medio (2014 – 2021), abarque todos los niveles y formas de educación, se base en una agenda global de Desarrollo Sostenible y aliente al mismo tiempo la orientación estratégica y la adhesión de los países. Para este fin, UNESCO tiene previsto el desarrollo del informe final de evaluación de la Década y de un marco de acción para después de 2014. Así mismo se están llevando a cabo los preparativos para la Conferencia Mundial sobre Educación para el Desarrollo Sostenible (EDS) que se celebrará en 2014 del 10 al 12 de noviembre en Japón, al final de la Década. Un evento que pretende poner de relieve los logros alcanzados y elaborar un programa mundial de acción en materia de EDS, para dar seguimiento al Decenio.

Desde esta plataforma intentaremos contribuir a las acciones de UNESCO, potenciando, en primer lugar, la incorporación de la EDS al nuevo y pujante campo de conocimientos de la Ciencia de la Sostenibilidadcuyo surgimiento constituye una profunda revolución científica, necesaria para abordar globalmente, sin reduccionismos, el sistema cada vez más complejo constituido por las sociedades humanas y los sistemas naturales con los que interaccionan y de los que, en definitiva, forman parte. Y nos sumaremos al ambicioso proyecto de Naciones Unidas de definir unos Objetivos de Desarrollo Sostenible y una nueva Agenda de Desarrollo Global Post 2015 para lograr la necesaria transición a la Sostenibilidad. Son retos muy ambiciosos, pero necesarios y posibles.

Educadores por la sostenibilidad
Boletín Nº 92 1 de enero de 2014


Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...