martes, 23 de septiembre de 2014

El desarrollo sostenible comienza por la educación

La educación será la clave para cumplir las metas internacionales que sustituirán a los Objetivos de Desarrollo del Milenio cuanto estos expiren en 2015. Esta es la conclusión principal de un nuevo documento que se publicará en forma de folleto con motivo de la apertura del 69o periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que comienza el 16 de septiembre. Según el documento, elaborado por el equipo del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo de la UNESCO, los nuevos objetivos mundiales de desarrollo para después de 2015 deberían basarse en un enfoque integral del desarrollo sostenible.


El documento ha recibido un amplio respaldo de todo el sector dedicado al desarrollo, en particular del Secretario General de las Naciones Unidas, la Directora General de la UNESCO, el Presidente del Banco Mundial, la Asesora Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Planificación del Desarrollo después de 2015, la primera ministra de Noruega, la Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos, el fundador y presidente de la Fundación de las Naciones Unidas y la presidenta de la Foundation for Community Development y fundadora del Graça Machel Trust.
Según el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, “la educación es un derecho fundamental y la base del progreso de cualquier país. Los padres necesitan tener conocimientos sobre salud y nutrición para poder brindar a sus hijos la infancia que se merecen. Para ser prósperos, los países necesitan trabajadores cualificados y educados. Los desafíos de la erradicación de la pobreza, la lucha contra el cambio climático y el logro de un desarrollo verdaderamente sostenible en los próximos decenios nos conminan a actuar juntos. Con colaboración, liderazgo y unas inversiones acertadas en educación podemos transformar la vida de las personas, las economías de los países y nuestro mundo en general”.
La necesidad de brindar una educación de calidad al mayor número posible de personas está presente en todos los nuevos objetivos propuestos:
Objetivo 1. Reducción de la pobreza: el documento muestra que la educación tiene una importancia decisiva para escapar de la pobreza crónica y para evitar que la pobreza se transmita de generación en generación. Asimismo, la educación permite que quienes tienen un empleo formal remunerado reciban salarios más elevados: un año de educación se traduce en un salario un 10% superior.
Objetivo 2. Mejora de la nutrición: las nefastas consecuencias de la malnutrición infantil pueden evitarse con ayuda de la educación. Si todas las mujeres recibieran educación secundaria, sabrían qué nutrientes necesitan sus hijos y conocerían los hábitos higiénicos que deben seguir y tendrían mayor influencia en el hogar para brindarles la atención adecuada. La mejora de la nutrición evitaría que más de 12 millones de niños sufrieran retraso en el crecimiento, indicio de haber sufrido malnutrición en la primera infancia.
Objetivo 3. Salud y bienestar: gracias a la educación, las mujeres pueden reconocer los primeros síntomas de una enfermedad de sus hijos, pedir consejo y actuar para curarla. Si todas las mujeres de los países pobres terminaran la escuela primaria, la mortalidad infantil se reduciría en una sexta parte, con lo que se salvarían casi un millón de vidas al año. Si todas cursaran la educación secundaria, se reduciría a la mitad, con lo que se salvarían tres millones de vidas.
La educación puede también evitar muertes maternas, ya que ayuda a las mujeres a reconocer síntomas peligrosos, pedir atención y procurar que asista al parto un profesional sanitario cualificado. Si todas las mujeres finalizaran la educación primaria, la mortalidad materna se reduciría en dos terceras partes, con lo que se salvarían 189.000 vidas al año.
Objetivo 5. Igualdad de género y empoderamiento de la mujer: las niñas y las jóvenes que han recibido educación tienen más posibilidades de conocer sus derechos y tener la confianza necesaria para hacerlos valer. En el África Subsahariana y en Asia Meridional y Occidental, cerca de tres millones de niñas contraen matrimonio antes de cumplir los 15 años. Si todas las jóvenes de estas regiones terminaran la educación primaria, el número de matrimonios de niñas se reduciría en cerca de medio millón. Si finalizaran la educación secundaria, esa cifra se reduciría en dos millones.
Objetivos 6 y 7. Sostenibilidad de los recursos hídricos y energéticos: la educación puede contribuir a que se haga un mejor uso de los recursos escasos. En una encuesta por hogares llevada a cabo en 10 países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) se constató que las personas que tenían un mayor nivel de educación tendían a ahorrar agua.

Objetivos 8 y 9. Crecimiento económico y trabajo decente: la educación da lugar a aumentos de la productividad que impulsan el crecimiento económico. Así, un aumento de un año del nivel de instrucción medio alcanzado por la población de un país se traduce en un incremento del producto interno bruto (PIB) per cápita anual del 2% al 2,5%.


Objetivo 10. Reducción de las desigualdades: ampliar la educación, garantizando en particular que la mayoría de las personas haya cursado estudios de enseñanza secundaria, es fundamental para lograr una disminución de la desigualdad dentro de los países. En Francia, Malasia y el Brasil, la desigualdad de los ingresos disminuyó 7 puntos porcentuales aproximadamente a lo largo de dos decenios a medida que aumentaba la proporción de la población que había recibido educación secundaria.
Objetivos 11 a 15. Protección del medio ambiente: cuanto más alto es el nivel de educación, mayores son las probabilidades de que las personas expresen preocupación por el medio ambiente. En 47 países que participaron en la Encuesta Mundial sobre Valores de 2005-2008, las probabilidades de que una persona con educación secundaria expresara preocupación al respecto eran 10 puntos porcentuales mayores que en el caso de una persona que solo tuviera estudios primarios.
Objetivo 16. Sociedades pacíficas, justas e incluyentes: el análisis de encuestas llevadas a cabo en 36 países de África, Asia y América Latina muestra que la educación guarda relación con una mayor participación en las votaciones. Esta relación es más estrecha en aquellos países en los que los niveles medios de educación son más bajos. Por otra parte, si bien un bajo nivel de instrucción no genera necesariamente un conflicto, sí representa un factor de riesgo importante: si la tasa de escolarización de los varones en la enseñanza secundaria fuera 10 puntos porcentuales más alta que el promedio, el riesgo de guerra disminuiría una cuarta parte.
“Las pruebas son indiscutibles: la educación salva vidas y transforma la vida; es el fundamento de la sostenibilidad”, afirma la Directora General de la UNESCO, Irina Bokova. “Por ello, debe haber una colaboración entre todos los sectores del desarrollo para que la educación sea un derecho universal”.
La UNESCO hace un llamamiento a firmar en Internet un compromiso de colaboración. La lista completa de firmantes se presentará a la Asesora Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la Planificación del Desarrollo después de 2015 al término de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2014.
Según Aaron Benavot, director del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo, “este documento aporta pruebas contundentes sobre la interacción dinámica entre la educación y otras prioridades del desarrollo, y nos recuerda que solo actuando juntos podremos alcanzar un desarrollo que sea integral, equitativo y duradero”.

Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...