martes, 2 de junio de 2015

Medir la información en Internet tiene un precio: una actividad cada vez más demandada

Twitter, Facebook, Instagram o Linkedin se han convertido ya en algunas de las palabras más comunes de nuestro día a día. Las redes sociales llegaron a nuestras vidas pisando fuerte y, además, se han convertido en el trampolín de muchas empresas. El telón se ha abierto para aquellos que han sabido ver las opciones de mercado que esta nueva realidad podía aportarles. 

Sobre el escenario, emprendedores como Javier Ábrego, que en 2012 creó Tweet Binder, una plataforma dedicada a medir el impacto en Twitter de campañas, eventos o programas de televisión. "Durante mi época de trabajo anterior, me di cuenta de la importancia de las redes sociales dentro del marketing online y de que existía un enorme mercado todavía por explotar en la medición de información " reconoce el fundador de Tweet Binder.

Pero nadie dijo que los inicios fueran fáciles. Tanto es así que, durante sus dos primeros años de vida, se enfrentaron a permanentes pérdidas. "Aunque vi claro que existía un gran mercado, no fui capaz de dar con la tecla y literalmente me arruiné", asegura Ábrego.
Financiación inicial

La financiación inicial provenía de los ahorros personales de Javier, así como de un préstamo participativo otorgado por la Sociedad de Desarrollo de Navarra, Sodena. "Para una segunda ronda, visitamos a muchos inversores y ninguno de ellos quiso invertir porque no les parecía que la empresa pudiera ser rentable", critica Ábrego. No obstante, la situación cambió y algunos de estos inversores les volvieron a contactar, aunque Ábrego defiende que ya no les necesitaban. "El mundo de los inversores, venture capital y business angels en España es una jungla a la cual no quiero volver a acercarme en el corto plazo, aunque sé que quizás tenga que hacerlo", reconoce el fundador de Tweet Binder.

El punto de inflexión llegó en 2014, cuando el número de clientes comenzó a aumentar. "Pudimos llegar a un equilibrio entre gastos e ingresos a mediados de ese año", afirma Ábrego, quien además añade que "últimamente, en España, nuestros clientes aumentan la inversión en cosas que en años anteriores no podían".

Objetivo: otras redes sociales

"Twitter podrá morir en unos años o quizás cambie mucho, por eso hay que tener visión de futuro y monitorizar otras redes". Con estas palabras, Ábrego explica su intención de ampliar este tipo de negocio a otras plataformas. "El mercado tiende cada vez hacia la monitorización de información . Quedarse sólo en Twitter sería un error, por eso estamos ya incorporando Instagram y en breve vendrán otras", asegura.

Por el momento, junto a Javier trabaja un equipo de diez personas y, aunque reconoce no poder decir abiertamente el nombre de sus clientes, defiende que entre ellos se incluyen bancos, agencias de comunicación, equipos deportivos, medios de comunicación, grupos de música o congregaciones religiosas.

Desde Tweet Binder señalan que el sector se encuentra todavía en una fase incipiente y la competencia es grande, aunque aseguran que el mercado también lo es.


Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...