jueves, 23 de febrero de 2017

Advierten que el desempleo de larga duración puede acentuar la depresión

Intereante informe: un reciente estudio realizado por Adecco España, ha demostrado que el acceso a un puesto de trabajo ha ayudado a mejorar el autoestima y la salud emocional, mientras que la falta de trabajo puede conllevar trastornos depresivos.

Fundación Adecco ha presentado el Informe "Un Empleo contra la Exclusión”. Con el objetivo de proporcionar visibilidad a aquellas personas en situación de exclusión social en España, analizaron cómo impacta el empleo en sus vidas; para ello la Fundación ha realizado una encuesta a 1.000 personas en riesgo de exclusión social.

La circunstancias que motiva el riesgo de exclusión social es, principalmente, el desempleo de larga duración. Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco indica que “el desempleo de larga duración puede derivar en la autoestima, haciendo que las personas en esta situación se retraigan en sus relaciones familiares y sociales y entren en una espiral de aislamiento cada vez más profunda. Desde nuestras oficinas, asistimos diariamente a casos de personas que se encontraban muy abatidas y en grave riesgo de exclusión, pero que han logrado superarla gracias al empleo”.

En este sentido el 71% de los encuestados afirma que el acceso a un puesto de trabajo les ha ayudado a mejorar su autoestima y su salud emocional. Lo que demuestra que el empleo no solo es una vía de ingresos económicos, sino que brinda la posibilidad de desarrollar capacidades y habilidades que les lleva a asumir responsabilidades, tomar decisiones e incrementar la autoestima de la persona.

“En nuestro día a día hemos comprobado cómo el acceso a un puesto de trabajo es la mejor medicina para combatir estos estados: hace que nos sintamos útiles, incrementemos nuestra autoestima y nos sintamos más seguros en nuestras relaciones interpersonales, teniendo un impacto directo en nuestra calidad de vida global”, explica Mesonero.

Esto se ve reflejado en los resultados de la encuesta, ya que el 65% de las personas en riesgo de exclusión y con empleo asegura que el trabajo les ha ayudado a mejorar sus relaciones sociales con familiares y amigos. “En muchos casos las personas en riesgo de exclusión llegan a sentir pudor a la hora de hablar de su situación y ello les lleva a no pedir ayuda y a esconderse. Una vez encuentran trabajo se sienten autónomos, seguros de sí mismos y pueden reconducir sus vidas”, recalca Francisco Mesonero.

Por lo tanto, la fatal de empleo, a largo plazo puede ayudar a acrecentar trastornos depresivos, baja autoestima y reclusión social.  Por último, la consultora ha dispuesto una serie de medidas para detener la exclusión sociolaboral, entre las que se destacan: Hacer frente a la exclusión heredada; crear condiciones que favorezcan el autoempleo y el emprendimiento; apoyar y fomentar la educación, formación y empleabilidad futura de niños y jóvenes en riesgo de exclusión social por circunstancias familiares complejas; fomentar el empleo juvenil y favorecer su transición al mercado laboral; promover políticas que incidan en un estilo de vida saludable, entre otras.



Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...