jueves, 12 de marzo de 2015

Informe PISA y la calidad de la formación

No es la primera vez que hablamos sobre la educación, el aprendizaje de nuestros escolares, las evaluaciones, los informes internacionales y la calidad y fracaso de la educación en nuestro país.
OCDE, Informe PISA, Informe “Panorama de la Educación”, teorías, investigadores, pautas, criterios… Cientos de formas, métodos, directrices, recomendaciones y remedios para “enseñarnos a enseñar”, para ser mejores a nivel educativo, equipararnos al resto de países, sobre todo europeos, y no estar a la cola de la educación.
En la cola de la educación… realmente ¿sabemos qué significa esto? Qué es y cómo influye en nosotros, como ciudadanos de un país, estar a la cola de la educación. Siempre que se habla de esto viene la palabra PISA a nuestra cabeza, pero… ¿qué es PISA?
Las siglas o el nombre de PISA hace referencia a “Programme for International Student Assessment”. Fue diseñado y puesto en marcha por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) a finales de los años noventa como un estudio comparado, internacional, periódico y continuo sobre determinadas características y competencias de los alumnos (Turner, 2006).
PISA es un proyecto cuyo objetivo es evaluar la formación de los alumnos cuando llegan al final de la etapa de enseñanza obligatoria (4º E.S.O), cuyas edades oscilan en torno a los 15-16 años. Consiste en ofrecer un perfil de las capacidades de los estudiantes de todos los países donde se aplica el examen. Además, provee de información sobre el contexto personal, familiar y escolar de los participantes en la muestra. El objetivo de este programa parte como principal recurso para obtener información abundante y detallada sobre el nivel educativo de los alumnos. PISA permite a los países evaluados adoptar las decisiones y políticas públicas necesarias para mejorar estos niveles, en el caso de que los resultados fuesen negativos, o mantenerlos, en el caso de que fueran positivos. Se trata, por lo tanto, de un feedback necesario para mejorar la calidad de la educación.
Y es que el interés por temas relacionados con la calidad, de la enseñanza y aprendizaje en nuestro caso, ha ido aumentando en las últimas décadas con motivo de este informe, además, podemos decir que éste elemento, la calidad, es uno de los que caracterizan la educación en todo el mundo.
Definir conceptualmente el término de calidad es una tarea compleja, para la OCDE este termino significa cosas diferentes para distintos observadores y grupos ya que no todos comparten las mismas percepciones de las prioridades para un cambio; razón por la cual no es de extrañar que resulten a menudo controvertidas las afirmaciones acerca de la calidad en la educación (OCDE, 1991).
En el ámbito de la educación como servicio social, se empezó a hablar de “fracaso escolar” a finales de los 70 y prevalece hasta nuestros días, ahora se le llama “fracaso del sistema educativo”. Precisar el significado de esto no es fácil. En el contexto de la administración educativa en nuestro país significa que el número de alumnos que al final de curso, ciclo o etapa educativa obtiene una calificación negativa en dos o más materias o asignaturas.
El fracaso escolar siempre tiene efectos personales y cuando es elevado, también sociales.
De ahí, la importancia a mejorar la calidad en la educación y los aprendizajes de nuestros escolares, en nuestro sistema educativo. Calidad entendida como la capacidad de ofrecer unos servicios adecuados a la diversidad cada vez más creciente presente en nuestro actual y cambiante sistema educativo.

Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...