jueves, 28 de mayo de 2015

La cultura empresarial

La cultura de la empresa es el conjunto de formas de actuar, de sentir y de pensar que se comparten entre los miembros de la organización y son los que identifican a la empresa ante los clientes, proveedores y todos los que conocen de su existencia. Sus normas, sus valores, sus hábitos. Es, en definitiva, lo que es la empresa.
Toda empresa tiene su propia cultura que la diferencia de las otras, es el rasgo diferenciador con respecto a la competencia. Aunque las empresas sean del mismo sector, tienen distintas formas de pensar y actuar así como de sentir, no tienen las mismas estrategias ni los mismos objetivos ya que no tienen la misma cultura de empresa.
El trabajador, cuando entra en la empresa no sólo debe conocer la cultura empresarial, de la que se va informando ya sea explícitamente y por medio de la observación, sino también que se tiene que adaptar a ella. Es una parte tan importante de la empresa ya que mientras todo va evolucionando y la empresa crece, el personal cambia, los objetivos pueden cambiar o crecer, pero la cultura de la empresa permanece por encima de todo. Es algo inamovible.
La cultura de la empresa es la parte fundamental que determina las funciones y acciones que realizan los miembros de la empresa, las funciones generales de la empresa. Es la base sobre la que actúan la empresa y todos sus miembros, y nace desde los comienzos de la empresa, incluso antes, cuando su creador ha diseñado toda la estrategia y el plan de empresa.
La cultura de la empresa puede comunicarse u observarse, ya que si bien hay valores y creencias, actuaciones, sentimientos y pensamientos que se pueden comunicar como los principales de la empresa, hay otros que simplemente se sienten, que influyen inconscientemente en las acciones de los miembros de la empresa. La cultura de la empresa se conoce pero también se vive. Puede evolucionar ya que la empresa también evoluciona, pero presentará unos mismos rasgos desde el principio.
Es importante saber que la cultura de la empresa está precisamente para seguir, para que todos los miembros de la empresa se basen en ella pero sobre todo que la sigan, que se identifiquen con la empresa basándose en su cultura empresarial.
¿Para qué sirve? Según Stephen P.Robbins, la cultura empresarial asume los papeles de diferenciación de una empresa con las demás, transmitir el sentido de identidad a sus miembros, facilitar la generación de compromiso que el propio interés individual y aumentar la estabilidad del sistema social.
Hablando de la cultura de la empresa no debemos olvidar la misión, la visión y los valores de la empresa, tres conceptos muy importantes a tener en cuenta. Tampoco debemos olvidar las clasificaciones que pueden existir basándose en la cultura de la empresa, como la Clasificación de Jeffrey Sonnenfeld, Tipología de R. Deal y A. Kennedy, etc. Es un término muy importante que debe ser estudiado a fondo, pero sobre todo que cuando un trabajador entra en una empresa se empapa de su cultura desde el primer día.

Tipos de cultura empresarial u organizacional

La cultura de la empresa puede ser:
  • Fuerte. Cuando hay una supervisión más general, los puestos de trabajo son más flexibles, las recompensas se basan en la productividad, se muestra interés en el personal, se aumenta la intensidad de conflicto constructivo o funcional y hay más tendencia al riesgo.
  • Débil. Cuando la supervisión es estrecha, el trabajo estandarizado, no se conocen los niveles productivos de los trabajadores, se busca más la producción y se tiende poco al riesgo, entre otras cosas.
La cultura empresarial puede diferenciarse, según Jeffrey Sonnenfeld, en:
  • Cultura de las fortalezas. Basada en la supervivencia para la seguridad en el puesto.
  • Cultura de club. Se basa en el compromiso y lealtad. La antigüedad es muy importante.
  • Cultura de Academia. Los trabajadores de la empresa son expertos y tienden a escalar posiciones dominando cada vez mejor su puesto. Suelen recurrir a jóvenes recién licenciados dándoles un empleo estable donde empezar y crecer.
  • Cultura del Equipo de Béisbol. Se busca el riesgo, la innovación, el talento. Se ofrecen grandes incentivos por productividad.
La cultura de la empresa según R.Deal y A. Kennedy se diferencia en:
  • La cultura process. Casi sin riesgos y con baja retroalimentación. Sobre todo se tienen en cuenta los procedimientos y riesgos.
  • La cultura work hard-play hard. Poco riesgo y feedback inmediato. Se busca la acción y el trabajo en equipo.
  • La cultura macho. Hay un alto riesgo y nivel de conocimiento de resultados con respuesta inmediata. Puede dar lugar a individualismos.
  • La cultura bet the company. Hay un alto nivel de riesgo, aunque la valoración de resultados se hace esperar. Se busca la acción sistemática y planificada.
La cultura según G.Jones, se diferencia en:
  • Cultura profesional. Volumen de tareas no rutinarias alto. Se recurre a personal especializado.
  • Cultura burocrática. Se reducen las actividades rutinarias, por lo que hay mayor complejidad en funciones. Cuanto más intensivo sea el proceso de producción   en mano de obra, se requieren más habilidades y personal especializado.
  • Cultura de producción. Sobre todo se recurre a la tecnología intensiva en capital y se estandarizan los puestos de trabajo. No se requieren muchas habilidades.

Consideraciones finales

A día de hoy, y desde hace ya un tiempo, la cultura organizacional ha pasado de ser un tema secundario y poco importante a ser considerado un elemento importante a nivel estratégico. Por eso, las empresas no solo se preocupan por crear una cultura de empresa e implementarla, sino que hacen valoración de esta cultura. No es tarea fácil, pero desde luego es esencial en cualquier empresa u organización.
Fuente: gestion.org
Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...