martes, 15 de septiembre de 2015

OCDE Panorama de las competencias 2015: Jóvenes, competencias y empleabilidad

Durante el 2013 en los países de la OCDE, 39 millones de personas de 16 a 29 años de edad ni trabajaban ni estudiaban o se capacitaban (NINI), 5 millones más que antes de la crisis económica del 2008. Para el 2014 las estimaciones muestran una pequeña mejora. Las cifras son particularmente altas en los países del suroeste de Europa que fueron fuertemente afectados por la crisis. Por ejemplo, en Grecia y España, más del 25% de los adultos jóvenes eran NINIs en 2013. Aún más preocupante: cerca de 20 millones de jóvenes no están matriculados en la escuela ni buscan empleo. Por lo tanto, pueden encontrarse excluidos en sus países del alcance de los sistemas educativo y de seguridad social, y del mercado laboral.

Estas cifras representan no solo una desgracia para las personas en cuestión sino también una inversión malgastada, debido a que las competencias adquiridas durante la educación no son empleadas en forma productiva, así también, representan una carga potencial a sus países: desde menor recaudación fiscal, pagos más elevados de seguridad social, e inestabilidad social que puede aumentar cuando parte de la población se encuentra desempleada y afectada moralmente. Los jóvenes deberían ser un activo de la economía y no un potencial pasivo.

¿Qué yace en el origen de este inaceptable desperdicio de potencial humano? Entre otras cosas, demasiados jóvenes abandonan la educación sin haber adquirido las habilidades correctas lo que les dificulta encontrar trabajo. De acuerdo al Programa para la Evaluación Internacional de las Competencias de los Adultos (PIAAC, por sus siglas en inglés), el 10% de los recién graduados tiene habilidades de comprensión lectora pobre y el 14% tiene habilidades de comprensión matemática pobre. Más del 40% de los jóvenes que dejaron la escuela antes de concluir su educación postsecundaria tienen competencias lectoras y matemáticas pobres.

Además, son demasiados los jóvenes que abandonan la educación con poca experiencia en el mundo laboral. Menos del 50% de los alumnos en programas de formación profesional (FP), y menos del 40% de alumnos en programas académicos en los 22 países de la OCDE y regiones cubiertas por el Estudio de Habilidades de los Adultos participan en algún tipo de aprendizaje en el lugar de trabajo.


Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...