martes, 6 de octubre de 2015

Empleo e Internet: la información como fuente de productividad

Entender la búsqueda de empleo a través de las redes sociales exige analizar primero cómo funciona lo que, en palabras del sociólogo Manuel Castells, compone la "sociedad red". Es difícil concebir un mundo más interconectado que el nuestro. Gracias a Internet, millones de personas pueden interactuar constantemente a la vez que consumen una información que se desplaza a velocidades de vértigo.

Para Castells, nuestra cultura material ha sufrido una gran transformación  por obra del nuevo paradigma tecnológico organizado en torno a las tecnologías de la información (Castells, 2006). La información obtiene así el papel que, en su día, tuvieron fuentes de energía  tales como el vapor y los combustibles fósiles en las anteriores revoluciones industriales. Sin embargo, no hablamos de una información que se mueva como por arte de magia. Estimamos entonces que la energía motriz que empuja el contenido es la interacción constante del internauta con otros internautas y, así, constantemente, acudimos a la denominada por Castells "autocomunicación de masas". Es "auto", porque el individuo, por sí mismo puede emitir y crear contenido; pero es masiva, puesto que millones de personas pueden ver lo que compartimos.
 
Entre las características fundamentales de la sociedad de la información están las siguientes (Castells, 2006: pág 103 y ss.):
 
  • Se compone de tecnologías para actuar sobre la información, no sólo de información para actuar en la tecnología.
  • Cuenta con una alta capacidad de penetración de los efectos de la tecnología de la información en la vida cotidiana.
  • La lógica de la red hace que todo el sistema en su conjunto esté cada vez más interconectado.
  • El paradigma de la tecnología de la información se basa en la flexibilidad.
 Por lo tanto, a modo de síntesis, si entendemos que la sociedad red se basa en la información como nueva fuente de productividad, hemos de suponer que el trabajador estará cada vez más supeditado a vivir hiperconectado. La productividad y competitividad de las empresas, regiones y naciones, dependen fundamentalmente de su capacidad para generar, procesar y aplicar con eficacia la información basada en el conocimiento (Castells, 2006).

Empleo y redes sociales

La era del trabajador hiperconectado nos obliga a entender la búsqueda de empleo como si tejiéramos una tela de araña orientada a captar lo antes posible nuestra oportunidad de trabajo. Tejer dicha red podría basarse en dos actividades importantes:
  • Crear contenido de calidad orientado a un ámbito profesional.
  • Conectar con aquellas personas y empresas que se muevan por un sector de interés.
Como se puede ver, volvemos a funcionar con el concepto de "autocomunicación de masas". Internet es un canal bidireccional, por lo que no tiene sentido esperar impasibles a que ofertas de empleo lleguen a nosotros desde la red. Tampoco conseguiremos un objetivo plausible si sólo compartimos información a tontas y a locas, sin ningún tipo de planificación y sin analizar bien el feedback.
 
Una vez se tiene claro que la bidireccionalidad obliga a participar en la red, se ha de elegir en qué red social se quiere estar y cómo se  tiene que funcionar.  Voy a centrarme en Twitter, LinkedIn y Facebook, aunque podríamos extrapolar muchas de sus buenas prácticas a alguna más.
 
Twitter:
 
¿Se puede sintetizar en 140 caracteres un currículum? En un artículo publicado en el diario "20 minutos"1 se recomendaban, para todo aquel que quiera usar Twitter como buscador de empleo, los siguientes consejos:
 
1. Da un titular que te defina y que llame la atención de quien lo vea y despierte su interés en ti. Recuerda que tienes que captar la atención de los reclutadores en tres segundos.
2. Vende tus aptitudes y habilidades de forma creativa y directa.
3. Destaca a qué te dedicas, el puesto de trabajo o la especialidad que dominas.
4. Acentúa tu experiencia profesional y los años de trayectoria.
 5. Utiliza palabras que enganchen.
6. Usa hashtags como #empleo #RRHH #búsquedadeempleo o #jobseeker para posicionar tu Twesume y hacerlo visible entre los headhunters de Recursos Humanos de las empresas.
7. Añade menciones: nombra al director de recursos humanos de la empresa en la que quieres trabajar.
8. Incluye un enlace que lleve a tu currículum o perfil en LinkedIn.
 
Otro consejo que siempre suelo dar es la utilización inteligente de listas. Es necesario ordenar todas las cuentas que seguimos, sobre todo las importantes, en distintas listas temáticas que, sin lugar a dudas, nos facilitarán el seguimiento de toda aquella información que nos interesa.
 
LinkedIn:
 
Un dato: en España existen alrededor de 6 millones de inscritos en LinkedIn. Todas las empresas del Ibex35 tienen un perfil en esta red social y sólo el 20% de los inscritos no tiene trabajo.
 
LinkedIn es aquella red social profesional por antonomasia, pero a veces no se sabe si la utilizamos de la forma más correcta. Hay que atender una serie de criterios tanto de diseño como de actuación para sacarle todo el provecho. A saber:
  • Es necesario completar al máximo nuestro perfil eligiendo nuestras aptitudes de forma cuidadosa. Si podemos conseguir que nuestros contactos las validen, mejor que mejor. Eso sí, no sé hasta qué punto empezar a validar aptitudes de otros a lo bestia para que nos devuelvan lo mismo tiene mucho sentido.
  • Recuerda que la idea es que se te conozca en tu sector profesional. Debes detectar los grupos que más te interesan y ser parte activa de su dinamismo. Participar compartiendo y creando contenido es una buena forma de darte a conocer.
  • LinkedIn es una red social para hacer networking. Busca a profesionales de referencia y, si te interesa, solicita que formen parte de tu red.
  • Según Sarah Harmon, directora de LinkedIn para España y Portugal, la foto en esta red es crucial. Los perfiles con fotos tienen hasta doce veces más de posibilidades de ser vistos2.
  • Harmon también resalta la importancia de incorporar datos no estrictamente profesionales, tales como nuestra labor de voluntariado -en caso de que lo hagamos- u otras iniciativas que demuestren que somos personas con un objetivo y con propósitos en la vida.
Facebook:
 
Para concluir, de Facebook me gustaría resaltar no tanto lo que hay que hacer como lo que no tenemos que hacer. Es necesario separar tus contactos mediante listas y no compartir el mismo contenido con todos ellos. Quiero decir que si empiezas a comentar cosas personales, tienes que ser consciente de que algún contacto profesional puede verlo, y no sé si es muy recomendable eliminar esa línea que separa la vida personal de la profesional.
 
No permitas que lo que compartes en  Facebook - o en Twitter, en el que también hay muchos casos de incontinencia verbal- te juegue malas pasadas.
 
Bibliografía

CASTELLS, Manuel. La era de la información volumen 1: La sociedad red. ALIANZA EDITORIAL, 2005
 
Notas al pie:
 
1. Artículo completo en: http://www.20minutos.es/noticia/2265500/0/twesume-escribir/curriculum/140-caracteres/
2. Entrevista completa en: http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/economia/sarah-harmon-directora-general-linkedin-espana-portugal-la-marca-personal-no-es-solo-has-trabajado_995329.html
 
Fuente: Educaweb
Publicar un comentario en la entrada

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...