jueves, 19 de mayo de 2016

Las tecnológicas, a la conquista del suculento mercado de la educación

Compañías como HP, Lenovo, Toshiba o Samsung apuestan fuerte por la educación en España, un suculento mercado de diez millones de usuarios y más de 1.000 millones de euros potenciales de facturación al año en el que compiten con su última tecnología, incluso, con realidad virtual.

"Si quieres ser líder en el mercado español, tienes que ser número uno en educación", afirma el director de Empresas y Sector Público del fabricante chino Lenovo, Alberto Ruano. Y para argumentarlo recurre a una comparación muy gráfica: "Un colegio, con 500 niños, es como una cuenta de una gran empresa".

Según la consultora IDC, el gasto en ordenadores, programas informáticos y servicios de tecnologías en la educación en España fue de 508 millones de dólares en 2014 y se elevará a 528 millones en 2019, lo que supone un crecimiento medio anual del 0,8 %. Mucho más optimistas son compañías como Lenovo, que llegan a hablar, en enseñanzas no universitarias, de un negocio de 816 millones de euros anuales, mientras en la universitaria, rondaría los 361 millones, lo que arroja un total 1.177 millones.

"En unos años se tienen que alcanzar esas cifras", coincide David Alonso, encargado del segmento educativo en Samsung España. El curso actual, 2015-16, arrancó con 8.090.611 alumnos no universitarios, a los que hay que sumar el millón y medio de universitarios, los alrededor de 900.000 matriculados en escuelas de música, danza o idiomas y, obviamente, sus profesores.

"Tenemos un mercado potencial de diez millones de usuarios", resume el directivo de Samsung. Y para conquistarlo, las compañías despliegan todos sus "encantos", tecnológicamente hablando. Lenovo apuesta por tabletas para niños de infantil y por portátiles de 10-11 pulgadas, para primaria, y de 14-15 pulgadas para secundaria, bachillerato y enseñanzas universitarias. Los directivos de Lenovo, Toshiba y HP coinciden en que la tableta "puede ser un dispositivo de consulta", pero que para "trabajar" hay que recurrir al portátil, mientras para el directivo de Samsung la frontera entre ambos "cada vez es más difusa".

En la Escola Virolai de Barcelona, usan tabletas en infantil para que los niños trabajen las emociones con la creación de un avatar o cuenten historias mediante la técnica "stop motion", que permite aparentar el movimiento con imágenes fijas sucesivas. En primaria recurren a la tecnología "para buscar información" y trabajar distintas formas de expresión y en secundaria, el foco se centra en la programación, porque el objetivo es que los alumnos den el paso "de usuarios a creadores digitales", detalla la directora del centro, Coral Regí. Pero no sólo de tabletas y portátiles, o híbridos, se nutre la apuesta por las tecnologías en educación: la última ofensiva de Samsung es la realidad virtual, que permite usar contenidos de forma totalmente inmersiva.

Un ejemplo. Los niños están estudiando el Imperio Romano. "En vez de ver fotos en un libro o un vídeo en una pantalla, te pones unas gafas de realidad virtual y es como si estuvieses en la ciudad de Tarraco en la época romana", detalla el directivo de Samsung. ¿Ventajas? "Además de más motivador, seguramente haga más fácil el aprendizaje", responde Alonso.

Las ventas de las tecnológicas en educación varían por niveles: mientras en primaria o secundaria el grueso de la tecnología está en el colegio, en las universidades se impone que cada alumno se lleve su dispositivo. El gasto también depende del modelo de despliegue por el que se opte.

"Hay comunidades autónomas que han ido al modelo de aula digital, con pizarras interactivas y contenidos digitales, y otras al modelo 1-1: que cada alumno tenga su dispositivo", dice el director de Servicios Público de Red.es, Francisco Javier García Vieira. 

Además de tener el futuro garantizado, el de la educación es un negocio creciente, ya que cada año más centros se suman a la digitalización. Eso explica que, en el caso de Lenovo, la educación haya pasado en dos años y medio de no aportar ingresos para la compañía en España a representar el 35 % de su facturación, aunque Toshiba ha visto caer ese peso del 20-25 % al 5 %, lo que achaca a la crisis. Independientemente del modelo que se elija, una queja común es la falta de conectividad suficiente en las escuelas. Para subsanarlo, Industria ha puesto en marcha el programa "Escuelas conectadas", dotado con 330 millones de euros y cuyo objetivo es que en todos los espacios docentes se pueda acceder en buenas condiciones a la red.

Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...