lunes, 30 de abril de 2018

Pobreza multidimensional e igualdad de género: El progreso y el bienestar desde las mujeres.

Durante los últimos 25 años, América Latina y el Caribe ha sido escenario de logros inéditos. En la mayoría de los países se ha reducido la desnutrición y la mortalidad infantil y materna, se ha ampliado la cobertura en educación, y millones de personas han transitado desde la pobreza extrema hacia condiciones de vida menos precarias. El Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe (PNUD, 2016a) señala que en América Latina, entre 2003 y 2013, 72 millones de personas salieron de la pobreza de ingresos y 94 millones ingresaron a la clase media, y que un 49,4% de la población experimentó una situación de mejoría económica que impulsó procesos de movilidad ascendente.

Sin embargo, estos logros en la región han sido profundamente desiguales. No todos los países han progresado de la misma forma, y para muchos el progreso ha sido y continúa siendo esquivo. El Informe Regional sobre Desarrollo Humano para América Latina y el Caribe (PNUD, 2016a) señala que la principal amenaza al progreso en la región es la recaída de millones de hogares en la pobreza.
El PNUD, mediante su Informe Regional, hace un llamado a repensar el modelo latinoamericano de progreso desde una perspectiva multidimensional, en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y que trascienda el uso del ingreso per cápita, el ritmo del crecimiento económico y el Producto Interno Bruto (PIB) como criterios privilegiados para medir el nivel de desarrollo. Poner el foco en las múltiples dimensiones que afectan la pobreza de las mujeres es central para comprender la magnitud del problema y la búsqueda de soluciones.

Publicar un comentario

LinkWhitin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...